Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 14:49

El Concejo inicia investigación sobre ventas ilegales en Pintu Mayu

Los vecinos del sector luchan desde 2007 por evitar loteamientos. El concejal Diego Murillo responsabiliza a la anterior gestión municipal.
El lado este de la torrentera Pintu Mayu, donde antes ya hubo construcciones. DICO SOLÍS
El lado este de la torrentera Pintu Mayu, donde antes ya hubo construcciones. DICO SOLÍS
El Concejo inicia investigación sobre ventas ilegales en Pintu Mayu

A los lados de la torrentera Pintu Mayu, detrás del mercado Modelo del Norte y cerca del Hospital del Norte, hay árboles de molle y jacarandá, entre otros, que crecen desde hace algún tiempo. Se oyen aves y existe tranquilidad. Sin embargo, también hay rutas para vehículos que están cerradas con piedras y vestigios de construcciones derrumbadas, que son la prueba de los intentos de loteamiento que, según los vecinos y autoridades municipales, continúan siendo una amenaza para esa área protegida.

Desde el actual Concejo Municipal se anunció que inician las investigaciones y que se hará seguimiento al caso para evitar el avasallamiento. El problema se arrastra desde 2007, según informó el dirigente de Ticti Norte, Lucio Ancieta.

La torrentera Pintu Mayu y la serranía de Llawi Llawi, zona San Pedro, son áreas en las que se evidenció la oferta de lotes de manera ilegal.

Ancieta recordó que en 2004 se registraron 280 mil metros cuadrados a nombre de la Alcaldía de Cochabamba, “a ambos lados de la torrentera”; y que en 2007 comenzaron los problemas. Se fueron registrando asentamientos y hasta habrían aparecido apoderados de esos terrenos, en 2011.

El concejal Secretario del municipio de Cochabamba, Diego Murillo, informó este lunes que del alrededor de 280 mil metros cuadrados, 55 mil se habrían ofrecido para construir la “urbanización Nueva Chicago”, con lotes fraccionados y ofertas a orillas del río Pintu Mayu.

“Lo contradictorio y lo penoso es que realmente en estos últimos cinco años, la Alcaldía no hecho nada (…). Como un lunar en todos los expedientes, el señor Edwin Jiménez sí ha sido el único concejal defensor, pero después nadie más nadie hizo nada”, cuestionó a la anterior gestión municipal.

El Concejal Secretario manifestó que los 55 mil metros cuadrados en riesgo equivalen a al menos 15.5 millones de dólares y que, si ofrecen esos terrenos a entre 400 y 500 dólares el metro cuadrado, supera los 22 millones de dólares.

Murillo manifestó que la denuncia de los vecinos es que hubo un contubernio entre el Ejecutivo, los subalcaldes y los anteriores miembros del Concejo.

“En lo posterior podría ocurrir un desastre, como en Tiquipaya. Están queriendo lotear al borde de un río. En lo posterior podría ser una catástrofe”, advirtió.

En la zona ya se hizo inversión de 1.4 millones de bolivianos en la plantación de más de 4 mil árboles que, en la actualidad, están en desarrollo.

Los principales defensores del área son los vecinos que habitan en las áreas circundantes.

“Y la gente aún sigue comprando”, lamentó la autoridad, quien se comprometió a continuar investigando el tema y, si es necesario, llegar a la Procuraduría General del Estado.

Acusó de “cómplices” a las autoridades de la gestión pasada.

El dirigente de Ticti Norte Lucio aseguró que tienen el respaldo de todo el Distrito, conformado por 50 organizaciones territoriales de base (OTB).

“Los dirigentes no nos oponemos por dirigentes, sino por mandato de los vecinos”, aclaró en torno a la defensa de la torrentera.

Entre las juntas vecinales que circundan el lugar en riesgo están Vidrio Lux, Candelaria, Señor de Mayor, 27 de mayo, Hiroshima, Los Ceibos.