Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de diciembre de 2021
  • Actualizado 06:53

EN PANDEMIA

El comercio rodante “asalta” las noches cochabambinas

Taxis, camionetas y otros vehículos particulares son adaptados como tiendas ambulantes. Los conductores y a la vez comerciantes ofrecen una gama de productos.
Una tienda de productos comestibles montada en la parte trasera de un camioneta.         Dico Solís
Una tienda de productos comestibles montada en la parte trasera de un camioneta. Dico Solís
El comercio rodante “asalta” las noches cochabambinas

El cochabambino explota su vocación comerciante a través de medios de transporte.

Las maleteras de los taxis y las carrocerías de las camionetas fueron convertidas en los mostradores de los productos de las tiendas móviles que montaron algunos comerciantes.

Este comercio “rodante” se asoma a las calles de la ciudad de Cochabamba, especialmente, por las noches, debido a que el control es menor, considerando que es informal.

Las tiendas móviles proliferaron aún más desde el brote del virus, aprovechando que mucha gente evita ir a los mercados para no contagiarse con COVID-19.

Si bien, en un inicio, la oferta era limitada, ahora los productos que ofrecen son variados e, incluso, algunos son de contrabando.

Hay productos alimenticios y de limpieza, artículos para el hogar e indumentaria. Algunos a precios más bajos que en los mercados convencionales. 

Defensa al Consumidor de la Alcaldía de Cochabamba alertó que algunos de estos productos, especialmente los provenientes de Argentina, no pasaron por controles de calidad, por esa razón están a precios bajos.

Una camioneta circula por la ciudad ofertando productos de limpieza.         Dico Solís

UBICACIÓN Estos medios de transporte y comercio se parquean, sobre todo, por avenidas principales del Casco Viejo de Cochabamba, como la Heroínas y Ayacucho.

Algunos que se animan a ofrecer su mercadería por el día, están con el motor encendido, para retirarse de inmediato cuando se aproxime personal responsable del control de parqueos.

Si bien su presencia es bienvenida por algunos clientes, hay comerciantes establecidos formalmente que se quejan porque, supuestamente, les restan clientela o quitan visibilidad a sus comercios.

Un hombre parqueó cerca del Correo para vender lácteos y cereales en la parte trasera de su movilidad.         Dico Solís

INFORMALIDAD La proliferación de estos vehículos de comercio contribuye a la informalidad en Cochabamba. El presidente de la Cámara de Industria, Comercio y Servicios (ICAM), Ramón Daza, informó que, en un reporte de la Organización Internacional del Trabajo, con datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística, la informalidad en Bolivia es del 85%, siendo la mayor de todo Latinoamérica.

“El artículo 325 de nuestra Constitución Política del Estado califica al contrabando como delito económico. No obstante, este gigantesco ilícito se comete diaria e incrementalmente, a la vista y paciencia de autoridades y la población en general, generando una pérdida económica de 3.000 millones de dólares al año”, sentenció.