Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 30 de junio de 2022
  • Actualizado 17:55

Clausuran centro médico por engañar a futuros premilitares

La entidad observada no emitía facturas argumentando "falta de tiempo". Este jueves, el Servicio Departamental de Salud realizó una inspección y detectó varias falencias.
Fachada del centro de salud clausurado por cometer irregularidades. DICO SOLÍS
Fachada del centro de salud clausurado por cometer irregularidades. DICO SOLÍS
Clausuran centro médico por engañar a futuros premilitares

Un centro médico que realizaba cobros irregulares de 1.200 bolivianos a postulantes al servicio premilitar fue clausurado este jueves, tras varias observaciones y falencias que fueron detectadas por funcionarios del Servicio Departamental de Salud (SEDES).

El centro, de nombre "San Antonio", no contaba con los servicios completos como laboratorio y rayos X, a pesar de que la publicidad mostrada en el ingreso del mismo ofertaba todo aquello.

En medio de las inscripciones para el servicio premilitar, para el cual los jóvenes buscan apuntarse con desesperación año tras año, la polémica denuncia llegó hasta varios medios de comunicación indicando que desde el cuartel de Cotapachi los postulantes estarían siendo direccionados arbitrariamente a realizarse los exámenes médicos en este centro de forma obligatoria por un precio de 1.200 bolivianos, a pesar de que en otros recintos de salud el mismo servicio tiene un precio de entre 500 y 600 bolivianos.

Personal del Servicio de Impuestos Nacionales se presentó en dicho centro médico este miércoles y constató que el mismo no emitía facturas ni tenía las autorizaciones correspondientes para prestar dicho servicio. Además, los funcionarios advirtieron la alta suma de dinero que se cobraba por este servicio a los postulantes.

Tras esta visita, el responsable del centro San Antonio recibió la sanción de una cuantiosa multa por pagar. El representante del mismo declaró a Red Uno que no emite factura "por falta de tiempo".

Algunos padres manifestaron su indignación por la irregularidad detectada en este centro, así como en el cuartel de Cotapachi, aunque de momento ninguna autoridad se manifestó sobre el motivo por el cual se habría exigido a los jóvenes acudir a este servicio médico.

Para la gestión 2020, la matrícula para el servicio premilitar se cotizó en 1.300 bolivianos y cubría 15 ítems, para el periodo 2021-2022 tuvo un costo de 850 bolivianos, todo ello sin contar los gastos en uniformes, transporte, alimentación y otro tipo de gastos extras.

A pesar de la poca solvencia económica de muchas familias en el país, los padres se ven obligados a pagar el costo para que sus hijos varones cursen el servicio premilitar, puesto que la libreta es un requisito para muchas fuentes laborales y otros en el futuro, tema que ha sido sujeto a polémica durante muchos años.