Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 18 de mayo de 2024
  • Actualizado 09:40

Del Castillo fue a El Abra, lo ovacionaron, le regalaron su retrato y anunció proyecto de indulto

El Ministro de Gobierno compartió un tiempo con los privados de libertad del penal cochabambino. Lo aplaudieron, a la voz de "¡usted siempre piensa en nosotros!" y "¡tiene toda la razón!". 

El ministro Eduardo del Castillo (i) saluda a dos reclusos de El Abra. DICO SOLÍS
El ministro Eduardo del Castillo (i) saluda a dos reclusos de El Abra. DICO SOLÍS
Del Castillo fue a El Abra, lo ovacionaron, le regalaron su retrato y anunció proyecto de indulto

Recorrió los pasillos y la carpintería. Se mezcló entre los reos. Caminó entre ellos y con ellos. El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, pasó buena parte de la mañana dentro del penal de El Abra. Allí, fue bien recibido.

Los obsequios que le dieron conforme avanzaba por el recinto penitenciario cochabambino fueron la muestra clara del acalorado recibimiento. Le regalaron un retrato con su imagen, un mueble y un balón. Todos ellos, fabricados por las manos de los internos, que cumplen penas distintas, que van desde el robo hasta el asesinato.

El encuentro se dio en buenos términos y a propósito de la campaña gratuita de carnetización que se encuentra en marcha en los 49 recintos penitenciarios del país. 

Del Castillo intercambió opiniones con el delegado de los internos, Félix Guevara. El reo le agradeció la visita a nombre de sus compañeros (mencionó que hay allí 1.143 privados) y celebró el inicio del centro piloto de telesalud a favor de la población interna.

Ya, mezclado entre los presidiarios, el Ministro de Gobierno les dedicó un mensaje, reflexionó sobre sus carencias y lanzó algunos anuncios. Fue entonces cuando estalló la ovación.

"Entendemos que muchas personas se encuentran aquí, al interior de estas cuatro paredes, por alguna equivocación que han cometido en su vida, pero también hay muchas que se encuentran aquí por una mala administración de la justicia", comenzó diciendo, para dar paso a una escalada y sonora seguidilla de aplausos.

"¡Tiene toda la razón!", exclamó un preso. 

"Son víctimas de jueces y fiscales corruptos. Eso tiene que cambiar. Hay que cambiar las leyes. No hay cárcel que dure 100 años ni mucho menos cuerpo que lo aguante", siguió y, con esa frase, también crecieron los gestos de aprobación de los reos. "¡Bien, eso sí!", se oyó decir a alguno.

"Estamos trabajando en cárceles productivas, para que cuando salgan se puedan reinsertar en la sociedad (...). Denunciamos que hay una pésima administración de justicia. Es un tema pendiente que tenemos hace bastantes años. Lamentablemente hay gente q viene de arriba y nunca realiza las transformaciones. No le interesa la gente, no le interesa las personas privadas de libertad", analizó el Ministro. 

Luego se refirió a una nota que le entregaron los privados de libertad respecto a unos títulos que aún no les han entregado, tras cursar unos estudios. Instó al director departamental de Régimen Penitenciario de Cochabamba a dar celeridad.

"Hay que trabajar, director departamental. Dicen que están culminando algunos estudios, cursos, con el tema de carpintería, agronomía, con el tema reparación de vehículos, y no están siendo entregados los títulos. Director, tienen que hacer las gestiones, tienen que llegar los títulos de manera ágil y gratuita. Ellos no tienen el tiempo que usted tiene para esperar. Ellos necesitan esos documentos. No se puede criminalizar la pobreza, no se puede tener a alguien detenido porque no tiene los recursos económicos, así es que, director, haga gestiones. Muévase, trabaje más". 

AMNISTÍA E INDULTO

Ya en la recta final de su encuentro con los presos de El Abra, Del Castillo les confirmó que le hizo conocer al presidente Luis Arce sobre la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran los reos (hacinamiento y, en muchos casos, sin condena). 

Es por ello que dio a conocer que el Jefe de Estado le encargó empezar a trabajar en indultos y amnistías. 

"Les quiero contar un secreto. Le he comentado al Presidente todo lo que les acabo de decir. Le he mostrado números, le he mostrado datos, le he mostrado cómo ha crecido el hacinamiento carcelario. Le he mostrado que hay buena voluntad de las personas privadas de libertad. Él conoce el malestar que existe con algunos malos jueces y fiscales, y me dijo: 'ministro, trabajemos en un indulto y una amnistía".

De inmediato, los festejos. "Usted siempre piensa en nosotros".

La idea de la autoridad es que este año, antes de las vacaciones judiciales, se pueda concretar su iniciativa. 

El Ministerio de Gobierno entregó equipos y herramientas tales como compresoras, mesas circulares, amoladoras y taladros, entre otras cosas.