Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 23 de febrero de 2024
  • Actualizado 00:40

Bambi Bucket en Alalay: bióloga pide revisión médica de efectivos SAR-FAB

La experta enfatiza en los altos riesgos que las bacterias presentes en este embalse de agua ocasionan en las personas. Pide permanecer el menor tiempo posible en la zona o de lo contrario realizar turnos.
Personal del SAR-FAB, durante los trabajos de búsqueda de la bolsa del Bambi Bucket, ayer. NOÉ PORTUGAL
Personal del SAR-FAB, durante los trabajos de búsqueda de la bolsa del Bambi Bucket, ayer. NOÉ PORTUGAL
Bambi Bucket en Alalay: bióloga pide revisión médica de efectivos SAR-FAB

En medio de la intensa búsqueda de la bolsa del Bambi Bucket en las aguas contaminadas de la laguna Alalay, realizada desde el viernes por un equipo del SAR- FAB, la bióloga y estudiosa del comportamiento de este vaso de agua de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Melina Campero, recomendó a los voluntarios someterse a una observación médica de dos semanas para evaluar su estado de salud. 

“Que se hagan una revisión médica los siguientes días; que estén en observación unas dos semanas (…); que se bañen lo más antes posible con agua limpia; que sea solo gente joven la que ingrese y traten de estar el menor tiempo posible; y que hagan turnos. Yo les diría que no entren a no ser que estén mejor equipados”, recomendó la investigadora y bióloga, Melina Campero. 

Campero es investigadora de la Unidad de Limnología y Recursos Acuáticos de la UMSS, instancia que conforma el Comité de Recuperación Mejoramiento y Preservación de la Laguna Alalay (Crempla). La experta y doctora en Biología lleva 10 años estudiando el comportamiento de este importante espejo de agua urbano. 

La experta emitió estas recomendaciones, tras que ayer al menos 20 personas, entre mujeres y hombres del SAR- FAB, ingresaran al vaso de agua con pantalones cortos y sin medidas de bioseguridad para rescatar la bolsa del Bambi Bucket. El personal incluso tenía el agua hasta el cuello. Otros entraron en botes. 

LAGUNA CONTAMINADA 

De acuerdo a los estudios realizados por la UMSS, el agua de la laguna Alalay tiene altos niveles de contaminación y concentraciones elevadas de nutrientes, principalmente de nitrógeno y fósforo. Ello debido a que almacena aguas residuales domésticas e industriales provenientes del río Maylanco, cabecera del río Rocha.   

“El problema es que hay contaminación patogénica de bacterias en la laguna y lastimosamente algunas tienen resistencia a los antibióticos hasta de cuarta generación (…) Nosotros no hubiéramos recomendado que salgan de esa manera”, indicó Campero.  

La doctora en Biología explicó que las bacterias de la laguna producen infecciones, problemas dérmicos, diarrea, pulmonía y neumonía, entre algunas enfermedades. Todas son tratables por los médicos.  El problema surge en el tratamiento, puesto que este se dificulta porque las bacterias de la laguna son resistentes a los antibióticos.

La experta explicó que los riesgos son mayores en caso que los voluntarios presenten alguna herida o que se trate de mujeres, puesto que son más propensas a una infección. 

Campero explicó que cuando los estudiosos de la laguna realizan análisis del espejo de agua, estos utilizan guantes, ropa impermeable y barbijos. “Obviamente no entramos en contacto directo con el agua, siempre estamos con las manos y todo el cuerpo cubierto y tenemos el cuidado de entrar cada dos meses. De tal manera que estemos lo menos posible expuestos a las aguas de la laguna”, detalló. 

LA PÉRDIDA

El jueves, la bolsa del Bambi Bucket quedó sumergida en la laguna Alalay, cuando un helicóptero se disponía a sacar agua de este embalse para enfriar los focos de calor de un incendio registrado en la zona de Potrero (Quillacollo). Desde entonces, el personal del SAR-FAB realiza su búsqueda a pie y en botes.