Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 07:10

AMDECO presenta Acción Popular contra la clausura del año escolar

Alegan que la educación proseguía a pesar de que no era presencial. El documento fue presentado en el Juzgado de Cochabamba (San Martín y Jordán).
El diputado por el Movimiento Al Socialismo (MAS) Héctor Arce, en conferencia de prensa. OPINIÓN
El presidente de Amdeco, Héctor Arce, en conferencia de prensa. OPINIÓN
AMDECO presenta Acción Popular contra la clausura del año escolar

La Asociación de Gobiernos Autónomos Municipales de Cochabamba (AMDECO) presentó hoy miércoles un recurso de Acción Popular contra la clausura del año escolar, alegando que más allá de que la educación no era presencial, continuaba en plataformas virtuales e incluso había profesores que caminaban kilómetros para realizar las clases en las áreas rurales. 

"Nuestras autoridades municipales de educación no aceptan esta medida. Bien o mal, la educación se mantenía con las clases virtuales o las semipresenciales y algunos profesores recorrían kilómetros para impartir la educación que por derecho les corresponde a los ciudadanos. Hemos presentado un recurso de Acción Popular que tiene como objeto restituir la educación en este 2020", explicó Héctor Arce, presidente de AMDECO en una conferencia de prensa.

El dirigente acotó que prevé recibir la citación de un juez dentro de 15 días dentro de los plazos procedimentales de esta acción. "En los sectores alejados incluso se puede tener clases presenciales porque son entre cinco y máximo 30 estudiantes por aula. Pedimos que se restituya la educación y evaluar con base en los niveles de riesgo dónde hacer clases virtuales y dónde puede haber presenciales".

Arce acotó que las alcaldías tienen los recursos suficientes para comprar implementos de bioseguridad (barbijos, alcohol en gel, guantes) y así reducir el riesgo de contagio de coronavirus. 

Respecto a los recursos del desayuno escolar, la cabeza de AMDECO indicó que cada municipio tiene autonomía para determinar qué uso darle a esos fondos, que han quedado "en el aire" ante la medida de la clausura del año escolar.