Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 14:55

Alcaldesa de Quillacollo denuncia baja ejecución, incumplimiento de pagos y nepotismo de anterior gestión

Zeballos dijo que el municipio adeudaba más de cuatro meses de sueldos a trabajadores en Salud. Asimismo, aseguró que el cambio de firma no perjudicará su mandato.
 
La nueva alcaldesa de Quillacollo, Angelina Zeballos. OPINIÓN
La nueva alcaldesa de Quillacollo, Angelina Zeballos. OPINIÓN
Alcaldesa de Quillacollo denuncia baja ejecución, incumplimiento de pagos y nepotismo de anterior gestión

La nueva alcaldesa suplente temporal de Quillacollo, Angelina Zeballos, denunció baja ejecución presupuestaria, incumplimiento de pagos y nepotismo durante la gestión del burgomaestre saliente, Héctor Montaño. 

OPINIÓN intentó comunicarse con la exautoridad para conocer su posición frente a las denuncias, sin obtener respuesta.  

Luego de asumir el cargo de alcaldesa el pasado 9 de octubre, Zeballos comenzó el trabajo de fiscalizar y conocer la situación del municipio. El primer punto que cuestiona la nueva autoridad es la baja ejecución presupuestaria que, hasta la fecha, llega al 22%, según informó. 

Asimismo, denunció que más de 500 profesionales de la salud −entre médicos, enfermeras y administrativos− no recibían sus salarios hace más de cuatro meses, quienes permanecían en huelga de hambre exigiendo su derecho. “Incluso, había algunos que desde marzo no les pagaban”, dijo. 

Zeballos contó que una de las primeras acciones que hizo luego de asumir fue reunirse con el grupo que permanecía en protesta para conciliar y agilizar los pagos atrasados. 

“Salud estaba olvidada, no tenían pruebas rápidas, no había respiradores. Hemos encontrado problemas catastróficos, no se dio la atención oportunamente. Tengo un informe que la Contraloría General del Estado me envía para que yo inicie las acciones penales contra la exautoridad y exfuncionarios”, aseguró Zeballos. 

Otra de las denuncias que recae sobre Montaño es de nepotismo. “Toda su familia está trabajando, desde hijos, yernas, yernos, sobrinos, sobrinas, cada uno de ellos ha aparecido con un patrimonio de 2 millones”, expuso la nueva Alcaldesa. 

Además, indicó que el edificio de Montaño pagaba impuestos como lote, entre otras irregularidades más. “Él quiere volver a tapar todo eso”, enfatizó. 

La autoridad asumió el cargo luego de que el Concejo Municipal determinara suspender a Montaño por tiempo ilimitado. Al momento de salir refirió que se busca perjudicar al municipio ya que el cambio de firma demoraría dos meses.

Entre tanto, Zeballos explicó que hay dos personas más que están autorizadas para desembolsar dinero a los proyectos y no está limitado a la autoridad edil. 

“Resulta que no es como nos hicieron creer que el Alcalde o Alcaldesa tiene habilitado su firma para pagar a los proyectos. Se tiene tres firmas habilitadas, de la directora de Finanzas y el secretario Financiero. Lo que se ha hecho es que esos funcionarios nomás firmen. En ningún momento se ha parado, ellos están viabilizando los proyectos”, acotó. 

Ambos funcionarios, Jhonny Medrano, secretario Financiero, y Lenny Bellido, directora de Finanzas, son parte de la gestión de Héctor Montaño y continuaron en el cargo para no parar el proceso de ejecución. 

Sin embargo, Zeballos contó que Medrano renunció para “perjudicar al municipio”, por lo que se tomó acciones legales para que permanezca en su cargo y habilite los cheques.

Asimismo, indicó que se procedió a pagar los meses que se adeudaba a los trabajadores de salud, se compró implementos de bioseguridad para todas las unidades de la Alcaldía y adquirió pruebas rápidas de COVID-19 para comenzar el martes el rastrillaje en el municipio. 

Sobre el punto, el concejal Roberto Vargas ratificó que el cambio de firma de Alcalde solo afectará a nuevos proyectos que, por el corto tiempo, no se alcanzará a iniciar. “De acuerdo a los tiempos administrativos, es muy difícil que se pueda ejecutar una obra. Por ejemplo, para aprobar un proyecto de asfaltado pasan como 60 días. Estimo que este año no se podrá terminar”, indicó. 

Además, respecto a la crisis política que vive el municipio, Vargas contó que él se opuso al cambio de autoridad por los retrasos que origina.  “Yo me opuse porque, de alguna forma, se estaría paralizando y afectando al progreso de Quillacollo. El cambio de autoridad sí o sí afecta porque se cambia personal, gabinete, etc. Lo que más nos interesa es que no se paralice las obras porque eso solo perjudica al municipio”, dijo. 

VISIONES DE GESTIÓN 

Zeballos afirmó que su gestión está planificada sobre tres ejes, considerando el lapso corto que le queda como autoridad. “Yo estoy trabajando como si cada día fuera el último”. 

El primero es atender el área de salud, acelerar el pago oportuno a los médicos, adquirir material de bioseguridad y conseguir respiradores. 

El segundo eje consiste en hacer un control a los trámites que hace la población, agilizarlos para que se hagan en el menor tiempo posible y que la población pueda realizar el pago de patentes, aprobación de planos y otros papeleos sin mayor problema. 

Como tercer punto, Zeballos quiere dar continuidad a todo lo que se ha planificado y avanzar el POA 2020 aprobado. “Eso vamos a viabilizar, no hay mucho tiempo, son cuatro meses, y por detrás el exalcalde está queriendo volver porque al mismo tiempo estamos denunciando todas las irregularidades”, aseveró.