Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 28 de noviembre de 2021
  • Actualizado 23:35

Agricultores urbanos cultivan y venden productos ecológicos

La Fundación Agrecol Andes trabaja con familias en siete municipios. El primer objetivo es garantizar la seguridad alimentaria y luego generar ingresos para los productores.

La entrega de los pedidos  de productos frescos se realiza el día viernes. AGRECOL ANDES
La entrega de los pedidos de productos frescos se realiza el día viernes. AGRECOL ANDES
Agricultores urbanos cultivan y venden productos ecológicos

Gabriela Arispe, de 68 años, ha encontrado en la producción de alimentos ecológicos no solo una forma de garantizar la seguridad alimentaria para su familia sino también para lograr ingresos que le permitan solventar sus gastos diarios.

Esta mujer, que vive con sus cuatro hijos y seis nietos en la comunidad de Tirani, en el Parque Nacional Tunari, decidió apostar por la agricultura agroecológica desde hace dos años.

Antes de ingresar a la producción ecológica, Gabriela se dedicaba al cultivo de flores convencionales, pero quiso cambiar el rumbo de su vida, para lo cual tuvo que aprender técnicas y prácticas agroecológicas, “gracias a los talleres de capacitación que impulsa la Fundación Agrecol Andes”.

Cuando empezó con la agricultura ecológica, la cantidad que obtenía era muy pequeña y solamente le alcanzaba para su familia, pero con práctica y mayor experiencia ahora puede comercializar una parte de los alimentos que cultiva.

Ella asegura que su producción no tiene nada que envidiar a los alimentos que se obtienen de la manera convencional, con el uso de agroquímicos, porque los suyos tienen mejor sabor y fragancia, y compiten en precio.

Esta agricultora ecológica produce hortalizas y frutas en dos terrenos. Entre los alimentos que obtiene están tomate, lechuga, coles, zanahoria, tumbo y durazno. Tiene 18 productos acreditados como ecológicos.

AGRECOL ANDES

Así como Gabriela Arispe, otros casi 170 productores ecológicos han encontrado en esta actividad saludable una forma de generar recursos económicos para sus familias, asegura el coordinador regional de la Fundación Agrecol Andes, Alberto Cárdenas.

Esta Fundación trabaja desde hace 20 años en Bolivia con el desarrollo agropecuario sostenible, apoyando a familias urbanas, periurbanas y rurales en lo que se refiere a la agricultura ecológica.

Cárdenas señala que lo sostenible se refiere a la agricultura que no tiene dependencia de insumos externos, es decir, no utiliza agroquímicos, además de que toda la familia se involucra en el proceso de cultivo y se respeta el medioambiente y a los seres vivos.

En Cochabamba, Agrecol Andes trabaja en dos zonas con las familias, una es la región metropolitana con sus siete municipios, y la otra el Cono Sur con los municipios de Totora, Pasorapa y Aiquile.

HUERTO URBANOS

En la región metropolitana, Agrecol Andes trabaja con 167 familias, primero con la implementación de huertos urbanos familiares en sus domicilios.

Algunas unidades productivas familiares cuentan con al menos 300 metros de terreno como mínimo y otras hasta casi cinco hectáreas.

La primera tarea de Agrecol, a decir de Cárdenas, es sensibilizar a las familias para que inicien una producción ecológica diversa en pequeños huertos familiares, en una primera instancia para su consumo.

Y cuando la unidad familiar logra generar excedentes, intercambia su producción con otros productos, y después vende en su barrio, primero, luego en ferias locales.

Antes de empezar a comercializar sus productos, estos agricultores urbanos tienen que ser acreditados para que se certifique que sus alimentos son ecológicos para el mercado local o nacional.

BOLSALUDABLE

Otra opción para los agricultores ecológicos es comercializar los alimentos mediante la tienda móvil, llamada bolsaludable, que recibe pedidos mediante un número de WhatsApp.

Los productores ecológicos tienen una amplia oferta de hortalizas, verduras, frutas y alimentos transformados que los hacen conocer mediante el grupo de WhatsApp los martes de cada semana.

Cárdenas afirma que Agrecol Andes empezó con esta iniciativa en agosto de 2020 a raíz del confinamiento a causa de la pandemia del coronavirus, como una estrategia de venta móvil para llegar con verduras frescas saludables a las familias de Cochabamba.

Este proyecto empezó con un pequeño grupo de consumidores y actualmente se despacha un poco más de 50 bolsas de pedidos de un número igual de familias.

Los agricultores ecológicos hacen conocer su oferta de más de 100 productos frescos y transformados hasta el martes de cada semana y los clientes deben enviar sus pedidos hasta las 18:00 del miércoles.

Las bolsas con los pedidos se arman y se envían a domicilio, en el sector norte de la ciudad, la mañana del viernes. Por el envío se cobra una suma económica de 5 bolivianos.

Algunas bolsas se recogen de las oficinas de Agrecol Andes en el Barrio Profesional.

El objetivo de bolsaludable es, según Cárdenas, llegar a otros sectores de la ciudad y entregar las bolsas con los productos también los días martes, en la zona sur.

Otro objetivo de Agrecol Andes es llegar a los diferentes barrios y urbanizaciones, siempre y cuando exista el pedido correspondiente de las OTB.

BENEFICIOS

La ventaja de los productos ecológicos es que no dañan la salud de las personas porque para su cultivo no se utilizan agroquímicos, además están avalados por un sello ecológico y se evita dañar el suelo y los recursos naturales.

Asimismo, los productos ecológicos duran mucho más tiempo que los alimentos que se producen de manera convencional y su sabor es mucho más intenso.

Los productores ecológicos tienen entre su oferta verduras y hortalizas de temporada, frutas, chuño, papa, plantas medicinales, carne de pato criollo, huevo criollo, pan de maíz, mermeladas, cacao, maca, coca, harina de trigo, miel, vinagre de manzana, propóleo, granola de avena y frutos secos, entre otros.

Cárdenas apunta que la canasta familiar de alimentos que ofertan los agricultores ecológicos estaría completa con carne de res.

En cuanto a los precios, Cárdenas manifestó que los que tienen son similares a los que se ofertan en el mercado local, por lo que seguirán impulsando esta actividad que beneficia en el eje metropolitano a casi 200 familias, gracias a que la demanda sigue creciendo.