Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 23 de mayo de 2022
  • Actualizado 23:04

Hay 90 bajas por COVID-19 en el materno infantil y trabajadores claman por contrataciones

Ante esta situación, los trabajadores demandan a las autoridades soluciones, dijo en el programa Buena Noche de OPINIÓN el dirigente del sindicato del hospital Manuel Ascencio y del maternológico Germán Urquidi, Gilmer Calvi.
El dirigente del sindicato del hospital Manuel Ascencio y del maternológico Germán Urquidi, Gilmer Calvi.
El dirigente del sindicato del hospital Manuel Ascencio y del maternológico Germán Urquidi, Gilmer Calvi.
Hay 90 bajas por COVID-19 en el materno infantil y trabajadores claman por contrataciones

El hospital materno infantil de Cochabamba pasa un momento crítico debido a las bajas del personal por COVID-19. Son 90 personas contagiadas con el virus y cuyas labores en distintas areas del nosocomio son cubiertos por sus mismos compañeros.

Ante esta situación, los trabajadores demandan a las autoridades soluciones, dijo en el programa Buena Noche de OPINIÓN el dirigente del sindicato del hospital Manuel Ascencio y del maternológico Germán Urquidi, Gilmer Calvi.

"Ya son 90 bajas en el hospital de todos los servicios", informó Calvi quien afirmó que hasta el 31 de diciembre estaban vigentes contratos de personal de salud con fondos para LA COVID-19, pero vencieron y no fueron renovados.

El dirigente de los trabajadores indicó que debido a las bajas, el personal que queda debe trabajar doble turno y varios servicios han colapsado.

"No podemos ser explorados. También estamos sin vacaciones prácticamente desde que empezó el Covid", afirmó.

Agregó que el trabajo es muy importante y demandante, al ser el único hospital de referencia pediátrico de Cochabamba, a donde llegan pacientes de todo el departamento y de otras regiones.

"Queremos brindar atención con esmero. (..) Pero estamos haciendo en un trabajo sobrehumano", señaló.

Para intentar una solución, este martes los trabajadores llegaron a un acto en el Viedma en el que participaba el ministro de Salud, Jeyson Auza, en el hospital Viedma. No lograron hablar con la autoridad, pero sí con el gobernador Humberto Sánchez, quien se habría comprometido a realizar una mesa de diálogo.