Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 05 de diciembre de 2020
  • Actualizado 13:48

Yapame case

El rosquete punateño, un manjar hecho por la familia Jaimes Guzmán

La familia Jaimes Guzmán conquistan paladares, hace unos 25 años, con el exquisito rosquete punateño cuya fama ha trascendido las fronteras del país. 

Wilfredo Jaimes y María Elena Guzmán, una pareja de esposos, son propietarios de la fábrica del rosquete “Delicias del Valle” que está ubicado en la calle Ladislao Cabrera, una zona céntrica de Punata.

La pareja, ambos de 53 años, procreó cuatro hijos (dos mujeres y dos varones), quienes muestran interés por la elaboración del delicioso manjar que enamora a los visitantes.

Wilfredo Jaimes sostiene que su principal “secreto” para que su producto sea tan exquisito es que los prepara con amor.

Comentó que heredó los conocimientos de sus suegros, Fermín Guzmán y María Rodríguez, quienes se dedicaron por muchos años a la elaboración del rosquete y la panadería. La receta va pasando de generación en generación para que el exquisito manjar deleite a propios y extraños.

La fábrica del rosquete emplea a más de 30 personas, quienes empiezan su jornada desde muy temprano. Su producto llega a mercados provinciales, locales, departamentales e incluso al exterior.

El rosquete punateño, un manjar hecho por la familia Jaimes Guzmán