Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 18 de junio de 2021
  • Actualizado 20:39

Buena Noche

Pruebas COVID-19, horarios y cero alcohol para la vuelta de salones en la Llajta

Músicos, payasos, personal que trabaja en el lugar y más deben contar con certificados que demuestren que no tienen coronavirus, COVID-19. El consumo de bebidas alcohólicas está prohibido y se deben respetar horarios y días establecidos, entre otros aspectos.
La Alcaldía de Cochabamba autoriza la realización de matrimonios, bautizos, actividades de empresas y otras en salones de eventos sociales.
De acuerdo con la información otorgada por la Municipalidad, en la ciudad se mantiene una curva epidemiológica “plana”, el riesgo de propagación de la COVID-19 llega a 68 contagiados por cada 10 mil habitantes, que sería la cifra más baja entre las ciudades del eje troncal, incluidas La Paz, El Alto y Santa Cruz.
Al identificar un “equilibrio” en el comportamiento de la enfermedad respecto a no colapsar el sistema de salud y que la gente pueda volver a nueva normalidad, la Alcaldía determinó estos permisos. Sin embargo, hay condiciones a cumplir. 
El coordinador de Planificación de la Alcaldía, Johan Sossa, explicó que al abrir los salones de eventos sociales que confluyen servicios de alimentación, catering, de entretenimiento, musicales, amplificación y seguridad privada.
Pero, enfatizó que la autorización no rige para el funcionamiento de bares ni discotecas.
Los salones podrán abrir desde el 3 de diciembre y solo los días jueves, viernes y sábado con horarios establecidos, de 12 del mediodía hasta las 22:00 horas.
Quienes trabajen en amplificaciones, los músicos, payasos y el personal del salón, entre otros, deben contar con el certificado médico que acredite que no tiene COVID-19 o que ya venció la infección; las pruebas pueden ser PCR, test de Elisa o rápidas.
Por otro lado, dos personas, un encargado del salón y un anfitrión del evento, deben presentar declaraciones juradas ante la Alcaldía. Sossa explicó que esto permitirá que, en caso de que se den irregularidades en la fiesta o actividad, estas personas deberán responder incluso con multas y clausuras del salón.
Se debe cumplir con la desinfección adecuada de ambientes, incluidas las perillas de las puertas, sillas, mesas y demás.
Está prohibido el ingreso de personas mayores de 60 años y menores de 18, porque son grupos vulnerables.
Quienes asistan a las actividades deben utilizar el barbijo y solo quitárselo para ingerir alimentos o consumir bebidas que, no pueden contener alcohol, tomando en cuenta que rige la normativa con la restricción de las bebidas alcohólicas.
En la ciudad, hay más de 270 salones que son parte de las empresas de eventos sociales. De esos, un 80% es cerrado o con ventilación regular y solo un 20% tiene el sistema óptimo.
En salones de ambientes cerrados, solo está permitido ocupar un 40% de su capacidad. En los lugares con mejor ventilación o al aire libre, 60%.
Pruebas COVID-19, horarios y cero alcohol para la vuelta de salones en la Llajta