Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 01 de marzo de 2021
  • Actualizado 21:01

Buena Noche

Evo tiene COVID-19; su salud se maneja con hermetismo

El expresidente de Bolivia y actual jefe de campaña del Movimiento Al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), Evo Morales, dio positivo a coronavirus, COVID-19; aunque horas antes, él y otras personas de su entorno lo negaron y dieron otras versiones.

Los aspectos referidos a su salud, durante y después de su mandato, sus viajes e intervenciones, suelen darse en medio de misterio y hermetismo.

Coronavirus, dos viajes para consultas médicas, la rodilla izquierda, sus cuerdas vocales y una cirugía de nariz son parte de los temas que se manejaron en el ámbito público. Lo más reciente es la COVID-19.

Morales se contagió con el virus de la pandemia y fue internado en la clínica Los Olivos para ser tratado por una neumonía moderada, por que sus pulmones estarían dañados, de acuerdo con fuentes cercanas a ese centro médico.

En la mañana, Morales agradeció a quienes se preocuparon por él, sin aceptar ni rechazar el tema. Horas después, declaró a un medio argentino que solo se trató de una tos y le adjudicó la "mentira" a la "derecha". "Tuve un pequeño problema de tos. Es un error, no sé de dónde inventan. A veces me matan", expresó.

El senador masista Leonardo Loza también manifestó que Morales “está muy bien de salud”. Recordó que en días anteriores estuvieron en un ampliado en Villa Tunari, en el Trópico de Cochabamba y que Morales tenía tos. “Fue a una clínica para combatir esa tos. Lamento que se pueda confundir o malinformar a la población. No tiene COVID”, enfatizó.

Pero, después, pese a los intentos por desmentir la información, Radio Kausachun Coca confirmó que tiene coronavirus. "De acuerdo a los análisis practicados al hermano Evo Morales se detectó COVID-19, Se encuentra estable, recibe tratamiento y atención médica", informó el medio de los cocaleros del Trópico cochabambino.

Morales, quien en la actualidad tiene 61 años, suma varios eventos relacionados con su salud. Durante su permanencia en argentina, viajó en febrero de 2020 a Cuba para recibir atención médica, aunque aquel viaje fue relacionado con una excusa para liberar a Alberto Fernández de las presiones contra su asilo.

Aquel viaje fue el segundo a Cuba en tres meses y por "temas de salud". Uno anterior lo hizo el 7 de diciembre de 2019 desde México, país a donde se fue cuando dejó Bolivia en noviembre de ese mismo año. También fue para una revisión médica, pero no retornó y partió hasta Argentina. Se trató de un “viaje temporal”. Según la agencia EFE las fuentes diplomáticas y su entorno informaron que la salida de Morales a Cuba fue para una consulta médica con el equipo de profesionales de ese país que antes lo atendió en Bolivia.

Años antes, el 31 de marzo 2017 cuando era Presidente, a Morales le extirparon un tumor benigno de las cuerdas vocales, que le había ocasionado ronquera en su voz. Antes, en junio de 2016, fue sometido a una segunda cirugía de la rodilla izquierda, seis años después de la primera. Un equipo de cuatro médicos recibió la orden para intervenirlo en la clínica Los Olivos, en la ciudad de Cochabamba.

Se trató de traumatólogos y especialistas en lesiones deportivas La Paz, Santa Cruz y Cochabamba. El fin de semana anterior a esta operación, había jugado futsal en Viacha (La Paz), durante la entrega de un coliseo. Luego le empezó a doler la rodilla izquierda, sobre todo al intentar pisar y caminar.

Se trataba de ligamentos cruzados, por lo que era necesario hacerle una reconstrucción por tratarse de una grave lesión. Un año después, en julio, reveló que aquella cirugía le costó más de 20 mil dólares. Su anterior cirugía de rodilla fue realizada en noviembre de 2010.

Aquella vez, los médicos le recomendaron reducir su actividad deportiva, cosa que no hizo porque continuó jugando fútbol con frecuencia. Por otro lado, en 2009, un equipo de médicos cubanos corrigió la desviación del tabique nasal, que le ocasionaba problemas.

Evo tiene COVID-19; su salud se maneja con hermetismo