Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 04 de marzo de 2021
  • Actualizado 20:53

Buena Noche

Sánchez, el sacabeño que quiere ser agrónomo y Gobernador

su casa, donde, junto a su esposa, cultiva tomate orgánico. Cuando Sánchez habla de su familia, no se contiene y derrama lágrimas. “Son mi sustento, ellos me han entendido.

Tengo la confianza de mi familia, estoy orgulloso de mi familia, mi esposa, mis hijos y disfruto de mis nietos”. Ahora, sus actividades toman nuevamente otro rumbo, porque vuelve a la campaña, a la vida política. Su plan, aunque enfatiza que “no se debe hacer menos a los rivales”, es ganar las elecciones del 7 de marzo y convertirse en Gobernador.

Pero, no es su único proyecto para 2021; también quiere iniciar una carrera: Agronomía. El candidato salió bachiller en 2018 en un Centro de Educación Alternativa (CEA), cuando aún era Alcalde. Antes, solo había estudiado hasta los 13 años. Dejó los estudios, según explica, por falta de recursos económicos y porque debía suplir a su padre en temas sindicales, porque él trabajaba lejos. Fue secretario general de la subcentral de Ucuchi, luego secretario de actas de la Central Campesina El Morro.

En 2003, fue parte de una terna para ser Subprefecto de la Provincia Chapare, cuando Carlos de Mesa era Presidente y Alfonso Camacho era Prefecto. Trabajó en la subprefectura entre 2004 y 2009 y vio pasar cinco prefectos desde ese cargo (Camacho, Ramón Daza, Manfred Reyes Villa, Rafael Puente y Jorge Ledezma).

En ese tiempo maduró la idea de que avance en la política, y se lanzó como candidato para la Alcaldía de Sacaba para la gestión 2010 – 2015; ganó con el 54% de votación. Luego, se repostuló y también ganó, con casi un 62%, para ser Alcalde de 2015 a 2020. En medio de la política retomó sus estudios y salió bachiller hace un par de años. La pandemia del coronavirus retrasó su proyecto de continuar una carrera. “El año pasado tenía que inscribirme al Instituto Técnico Berto Nicoli a la carrera de Agronomía, me gusta la Agronomía, el campo.

Ojalá este año lo consiga, quiero inscribirme”. Sus 35 años de experiencia sindical y 20 en la política son su respaldo para seguir en la administración pública. Los estantes y mesas de su casa resumen sus cargos, preferencias y trabajo. Hay un tractor a escala, como adorno; un dinosaurio, emulando a los que construyó en el parque infantil prehistórico sacabeño; figuras con trajes de morenos, porque bailó ocho años en la Morena Municipal de Sacaba; una especie de altar con fotografías de su padre y otros familiares que ya fallecieron; cuadros religiosos; trofeos deportivos; un muñeco de Evo Morales con el puño izquierdo arriba; y reconocimientos de cuando fue Alcalde. Ser Alcalde le dio fama política, pero también le costó denuncias y observaciones.

En la actualidad, tiene cinco procesos en su contra, que “están en manos de la Justicia”; uno es por un presunto desfalco en la Municipalidad. Este tema y el haber renunciado le jugaron en contra al momento de decidir por su candidatura.

Pero, al final fue el elegido, con decisiones de Evo Morales y otros dirigentes masistas, para lanzarse a la Gobernacion por el partido azul.

“Algunos me han dicho que es buena decisión, y algunos también lo refutan; es comprensible”, sostiene, y asegura que los cochabambinos pueden confiar en su vocación de servicio.

Sánchez, el sacabeño que quiere ser agrónomo y Gobernador