Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:24
El eterno hoy

Damos pasos, de paso, por pasar a lo pasado…. El arte está en todo descarte, vasos, vasos rotos con historias, con manos, rostros, cuerpos, vivencias vivenciales y no vivenciales, amores desamores, pasiones no pasiones, lágrimas alegres tristes, vasos llenos vacíos, disfruta el no disfrute, del vaso de la vida, con un sorbo del alma, hasta el fondo intensamente.

Todo lo que anhelas se desvanece y al final vuelve en otros anhelos. 

Estamos en constante remodelación, de construcción, en infinita eternidad del hoy.

En una silla vacía, dejó mi sombrero, dejó mi maletín, dejó mi no sentir, dejó mi no vivir, dejó mi porvenir, para devenir.

Tardes de tardes, qué tardes las tardes, de estas tardes, en tardes y tardes, son tardes.

Alma, encontrarnos, es conspiración del eterno hoy.

Lenguaje de los ojos, lenguaje del corazón, con un buen blues Lucille, bailando el lenguaje del amor, signo demás humanamente. 

Finalmente desperté, desperté en mí. 

Ventana del alma, ventana del corazón, ventana del amor, ventana del espíritu, ventana solo ventana de hoy, ayer y mañana, eterno absurdo.

Ojos achinados, por el viento soplando, dos árboles acompañando, deleitando, los ritmos de tiempos, signos de sí o tal vez no. 

Locura aventura sin censura, soy tú, eres yo, utrumque encontrarnos, no complementarnos, no linealmente, si cíclicamente, pero no en repetición de realidades.

Perpetuo no tiempo, efímero tiempo, gálibo descaminando, caminando, devenir, acaecer. 

Mi nuevo oficio, trabajador del arte, con un poema del trasnochado absurdo. Cámara de la vida, que todo lo ve, instantes marcados en el eterno hoy. 

Día a día, acongojarnos, con los entornos de nuestras realidades, regocijando, deleitando, alborozando, encantando, gozando, magnetizando, alegrando, riendo, bailando, en una ventana existiendo, con lluvia del vivir.

Debemos seguir, con nuestra mochila de sueños, por la libertad, no de término sino de acción, con diversidad de totales. Qué hermosura nuestras raíces que ayudan a crecer y así auténticos en lo más profundo del irnos.

Pd. A veces sonrió, no río, ríos de alegría del tú, no yo, ellos…, ahora volvió una sonrisa… Alégrate por el hoy.

¡Hasta siempre! Nunca pierdan su fe ni su esperanza con voz de justicia.

CONSTRUIR COMUNIDAD

WILLIAM AGUILAR BOLAÑOS

Profesor de Derecho Canónico UCB Cochabamba

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad