Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 21 de enero de 2022
  • Actualizado 20:18

No compres en Black Friday

No compres en Black Friday

“Black Friday”, traducido al español cómo el Viernes Negro, es el día después de Acción de gracias en el que todos los comercios lanzan descuentos muy atractivos para sus clientes. Está tradición nació en 1961 en Estados Unidos con el objetivo de aumentar las ventas del comercio minorista estadounidense durante las fiestas.

Con el pasar de los años, el Black Friday se ha vuelto más popular y se ha expandido a muchos países e incluso ha llegado a Bolivia. Y no solo eso, el Black Friday también ha pasado de ser una fecha para aumentar las ventas de los comerciantes a ser una de las fechas más caóticas del año. Donde miles de personas esperan con ansias las rebajas de las tiendas, y apenas las puertas se abren las personas corren hacia objetos, prendas, y cosas que realmente no necesitan.

Todos hemos sido víctimas del consumismo, todos hemos comprado alguna vez algo que no necesitábamos y que lo hemos dejado colgando años en el ropero o guardado en el cajón. El consumismo lleva siendo parte de nuestras vidas a partir del capitalismo y con el nacimiento de la publicidad, fomentando el consumo y generando nuevas necesidades en las personas. Y poco a poco se ha convertido en una creencia falsa que ha influido en la vida de muchos. “Mientras más cosas tenga, más feliz seré”

Esté año, tres marcas (Sepiia, Tropicfeel  y Minimalism Brand) del mercado español deciden nadar contracorriente y se oponen al Black Friday, apostando por el medioambiente y por un consumo consciente.

Sepiia destaca en el Black Friday con su estrategia de precio transparente, remarcando así su postura anti Black Friday.

En cada una de sus prendas incorporan una etiqueta con el desglose de costes y márgenes de la producción y comercialización de las prendas, justificando así el precio. Con está estrategia de transparencia lo que quiere dar a entender es que ellos tienen precios justos todo el año. Por lo que no necesitan un Black Friday y marcan tendencia con el “Transparency Friday”.

“El consumo impulsivo alentado por campañas de descuento como el Black Friday provoca una sobreproducción que pagamos todos a nivel medioambiental”, dicen desde Sepiia.

Uno de los retos a los que nos enfrentamos las nuevas generaciones hoy en día es cambiar las tradiciones, nadar en contra del consumismo, tener hábitos de consumo más responsables por nuestro propio bien y del medioambiente. Recordando siempre que “menos es más”.

En estas navidades no es necesario regalarnos cosas materiales, que seguramente no necesitamos, con un cariñoso abrazo y palabras de agradecimiento a nuestras personas cercanas es suficiente. Y les aseguro que así estaremos generando más impacto en los corazones de nuestros seres queridos y en nuestro hogar, el planeta tierra.

EXPERIENCE ECONOMY

VALENTINA VELASCO TERÁN

Experta en UX Digital

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad