Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 16 de junio de 2024
  • Actualizado 17:08

Vivimos pegados al celular

Vivimos pegados al celular

Imanarman k’askasqa kawsanchiq. La creación del teléfono móvil rompió todos los paradigmas de la comunicación, cambió los modelos de vida de las personas e incorporó ese aparato telefónico para múltiples aplicaciones a la cotidianidad humana. En este mundo digital, el teléfono celular es considerado el sentido artificial del homo sapiens (persona sabia), la dependencia es total, celular conectado al Internet es el nuevo juguete de chicos y grandes.

Martin Cooper, creador del primer celular en 1973, sentenció que el movimiento es inteligencia con características nómadas. Integrar el móvil en el cuerpo es serlo más. Lo que dejó claramente establecido que el celular es parte activa del ser humano.

Qhapaqpis kay, waqchapis kay imanar mana kapusunki chayqa nana yupasqachu kanki, mana apaykachayta atispapis yachanayki tiyan, chayranku tukuy runakuna, uñamanta kuraqkaman ima imanar k’askasqa kawsayku. (Seas rico o pobre, sino tienes celular no cuentas, si no sabes manejar tienes que aprender, por eso todas las personas desde los pequeños hasta los mayores viven pegados a su celular).

El celular es el único artefacto tecnológico que no hace distinción de situaciones socioeconómicas, culturales y políticas, es el complemento artificial que activa las relaciones interpersonales.

La investigación ha demostrado que los teléfonos inteligentes afectan la cognición, el estudio muestra que los hábitos actuales de uso de teléfonos celulares tienen un impacto negativo y duradero en la capacidad de los usuarios para pensar, recordar, prestar atención y regular las emociones.

Allin puñuy phatma kawsaypaq, runakuna mana allinta puñunku chayqa jap’iykuna, sunqunayaykuna ima mana wiñanqachu. (Dormir bien es parte de la vida, si las personas no duermen bien, sus capacidades y emociones no se desarrollan).

Pasar demasiado tiempo con el celular puede traer consecuencias negativas tanto a nivel físico, en la postura corporal y a nivel mental. Entre las enfermedades por el uso excesivo del celular están: tumores cerebrales, síndrome de contractura del cuello, síndrome del túnel carpiano, afectaciones crónicas en los ojos, sobrepeso en los niños y adolescentes, insomnio y aumento del estrés.

Por la salud mental y emocional, el uso del celular debe ser autorregulado.

Jamut'arina - Reflexionemos

TORIBIO ROCABADO C.

Licenciado en Educación y Comunicación – Magíster en Educación Superior

[email protected]