Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 24 de junio de 2021
  • Actualizado 17:53

Vivamos como hermanos

Vivamos como hermanos

Wawqikuna jina kawsana. Los principios del paradigma del Vivir Bien son: vivir en comunidad, vivir en hermandad y vivir en complementariedad. Los pueblos indígenas originarios construyeron sus paradigmas en base a estos principios, que si bien son conocidos, pero no están siendo bien aplicados.

Los nuevos enfoques educativos están impulsando a trabajar la hermandad entre nosotros, Unesco plantea como uno de sus cuatro pilares de la educación para el siglo XXI, el aprender a vivir juntos. En la misma dirección, muchos pensadores señalan: Aunque haya inteligencia artificial o robots, la educación depende de la interacción humana.

Para fomentar la hermandad, los gobernantes y políticos no deben desmoronar la paz y la relativa tranquilidad que existe. 

Vivir en hermandad es solidaridad y apoyar a las familias que están empeñadas en cuidar la salud, a los profesores y estudiantes por sostener la educación virtual y la incorrecta aplicación de la educación semipresencial, a los padres de familia por asumir otras competencias como respuesta a la crisis sanitaria y económica.

Wawqikuna jina kawsana, qhispikaypi kawsana, maypichus nipi ñuqaypata niwasunmanchu. Wawqikuna jina kawsanapaq umachasqakuna, kamachiqkuna ima ñawray kachkanchiqta yupaychananku tiyan. (Vivir en hermandad es vivir en libertad, donde nadie se arrogue nuestra propiedad. Para vivir como hermanos, los líderes y autoridades deben respetar nuestra diversidad).

La cultura de la hermandad no admite el rencor, la venganza, el odio y el desamparo. La cultura de la hermandad fomenta la solidaridad, la ayuda mutua, la sensibilidad y la justicia social.

Wawqijina kawsaypiqa, yanapanakuspa, khuyanakuspa, waturikuspa, jallch’anakuspa ima kawsay. Tukuy runakuna jukllachasqa musuq aylluta uqharina, allin chaninchayuqta, llamk’ayniyuqta ima. (Vivir en hermandad es vivir en solidaridad, con sensibilidad, echarse de menos y cuidándonos. Todos unidos debemos levantar una nueva sociedad, con buena justicia y oportunidades de trabajo). La hermandad no es discriminar y maltratar a los nuevos estudiantes que ingresar a las universidades, no es maltratar y denigrar a los soldados, no es aprovecharse de los militantes para alcanzar el poder y no es humillar a los más débiles. La hermandad se practica con ejemplo. 

Penosamente en política no hay signos de hermandad.

Jamut'arina - Reflexionemos 

TORIBIO ROCABADO CASTRO

Lic. en Educación y Comunicación – Magíster en E.S.

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad