Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 03 de diciembre de 2020
  • Actualizado 18:10

Todo pasa por algo

Todo pasa por algo

Tukuynayan imapaqcha. Vivir en una provincia, enfrentar muchas necesidades, en medio de una discriminación tecnológica, de un pésimo servicio de internet, sin calidad de vida, con hegemonía de lo citadino, con ausencia de ofertas de cursos de virtuales, el acecho del COVID-19 y el descontento popular, culminó corroborando aquel pronóstico ancestral, que nada es casual.

Todo pasa por algo, en el Sumaq Kawsay (Vivir Bien de la cultura quechua) hay un principio  derivado de la trilogía del ama suwa, ama llulla, ama qhilla (no seas ratero, no sea mentiroso, no seas flojo), que es el ama puraq uya (no seas doble cara).

De qué sirve tanta riqueza cultural de las 36 naciones y pueblos indígenas originarios, expresados en los principios del: Suma Qamaña, Ñandereko, Teko kavi, Ivi maraei, Qhapaq ñan y del Ama Suwa, Ama LLulla, Ama Qhilla, si no se practica. 

Tukuy ch’aqwaykuna, qunakuykuna, maqanaykuna ima, mana jinallachu, musuq kawsay kananpaq rikurin. Sumaq Kawsay ukhupi kamachiqkuna, umachaqkuna, runakuna ima atiy muyuchasqa chayta yachananku tiyan; mana junt’aqtinku kay allin yachayta, Pachatata, Pachamana tanqan junt’anankupaq. (Todos los problemas, enfrentamientos y peleas no son casuales, es para una nueva vida. En el Vivir Bien, las autoridades, los líderes y las personas deben saber que el poder es de rotación; cuando no cumplen este principio, el Padre cosmos y la Madre tierra empujan para que cumplan).

Entonces, todo lo que hemos vivido no es casual, todo pasó por algo y ese algo siempre es para mejorar. Estas rebeliones “modernas” o de descontento de los sectores sociales, no distan mucho de las rebeliones que inicio el mallku aymara Pablo Zárate Villka y prosiguieron otros líderes, todos buscaron la inclusión, frenar los abusos de la oligarquía, derecho a la educación, frenar la expropiación de tierras, abolición del servicio militar, supresión de los tributos y un gobierno con la participación de los indígenas y representación en los espacios de poder.

Chayrayku, phiñakunankutaqa, pachiychananku, imaraykuchus musuq kamachiqkuna, umachaqkuna ima kunan p’uturimunku kamachinankupaq muyuchasqapi. (Por eso, en vez de enojarse deberían agradecer, porque ahora surgieron nuevas autoridades y líderes para gobernar en rotación).

Jamut'arina - Reflexionemos
TORIBIO ROCABADO C.
Lic. en Educación y Comunicación y Magíster en E.S.
[email protected]