Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 13 de agosto de 2022
  • Actualizado 13:55

Saber autocontrolarse

Saber autocontrolarse

Sapan qhawaranakuyta yachana. Lastimosamente los sistemas educativos, los modelos sociales y los modelos de gestión no están diseñados para el autocontrol, la autorregulación, la autodisciplina, la autoformación, la ética y educación en valores.

Las leyes, los decretos supremos, los reglamentos, las resoluciones y otras disposiciones encierran en su estructura espacios abiertos, que son aprovechados por algunas autoridades, dirigentes y representantes con la finalidad de sacar beneficio en razón del cargo.

Pasaq p’unchawkunapi, mayqinchus kuraq umachay yachakuqkuna universitarios nisqamanta, mana chiqan ruwasqanmanta ch’atachikun, p’inqay atiyniyuq kaspa qhapaqyasqa tukuyta ch’awkayaspa ima. (En pasados días, el máximo dirigente de los estudiantes universitarios fue denunciado por graves irregularidades, es una vergüenza aprovecharse del cargo para enriquecerse y engañar a todos).

Existe una máxima popular que se repite con frecuencia cuando se registran actos de corrupción en algunas instituciones, que por su naturaleza y prestigio institucional uno piensa que son los baluartes de la honestidad e integridad. Dicen que las habas se cocinan en todas partes, sacrifican a esta legumbre para hacerla ver corrupta y sin una formación sólida en ética y moral, pero es aceptable para repudiar actos de corrupción.

En medio de esta realidad de escándalos, corrupción y mal manejo del poder, quiero recordar las sabias palabras de Muhammad Ibn Musa al – Khawarizmi, matemático, astrónomo, inventor del álgebra y geógrafo persa. A quién un día le preguntaron sobre el valor del ser humano, y él respondió: que la base es la ética, que equivale a 1, a este valor se añade un cero por todos los atributos personales. Pero, si por alguna razón pierde el 1, que representa a la ética perderá todo su valor, entonces sin valores ni principios sólidos no queda nada solamente delincuentes, corruptos y malas personas.

Con tantas posibilidades para aprender, el ser humano se olvidó del autocontrol, de la autorregulación, de la autodisciplina, de la autoevaluación, del autocontrol y del autoliderazgo.

Sapan qhawaranakuyta yachana tiyan, jinallamanta kamachiqkuna, umachaqkuna ima chiqanta kamachinkuman, chiqanta ruwankuman ima. (Tenemos que aprender a autocontrolarnos, solo de esa forma, las autoridades y los dirigentes administrarían bien y harían lo correcto).

Jamut'arina - Reflexionemos

TORIBIO ROCABADO CASTRO

Licenciado en Educación y Comunicación – Magíster en Educación Superior

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad