Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de junio de 2022
  • Actualizado 12:51

¿Quién evalúa a los que evalúan?

¿Quién evalúa a los que evalúan?

¿Pitaq chaninchan chaninchaqkunata? Son constantes los reclamos, las observaciones a la forma de evaluar de los profesores, los docentes y los catedráticos universitarios. Para alcanzar las competencias en las dimensiones del saber ser, saber saber y saber hacer, es fundamental saber evaluar al estudiante como ser humano.

La realidad de la evaluación en educación superior es calamitosa, los estudiantes no encuentran justificativo a las notas obtenidas a la finalización de un periodo. Se desconoce cómo evalúa cada docente, y por no sufrir represalias, el estudiante no se atreve a preguntar.

Yachachiqkunata jatun yachay wasikunamanta mana chaninchachkankuchu  imaynatachus paykuna yachakuqkunata chaninchachkanku chayta. Juk sumaq yachachiq chaninchayta yachanan tiyan. (A los docentes de las universidades nadie evalúa cómo ellos están evaluando a los estudiantes. Un buen docente debe saber evaluar). 

Durante mi proceso de formación profesional, ninguna autoridad académica ingresó a observar las clases, peor efectuar seguimiento y verificar si el docente está desarrollando los contenidos según lo planificado. Todo hace concluir que los “docentes” gozan de autonomía y son casi intocables, quizás sea esta la razón del descontento.

Si existiese sanción a los docentes por discriminación, prepotencia, arrogancia, yoismo, racismo y antipatía en contra de algunos estudiantes, muchos “catedráticos” estuvieran fuera del sistema.

Yachachiqkuna Jatun yachay wasikunapi llaqk’aqkuna, sichus chiqanta chaninchachikunkuman chayqa, manacha machu machuyasankumanchu, karunchasankumanchu, k’umuchisankumanchu ima. (Los docentes que trabajan en las universidades, si se sometieran a una evaluación justa, no estarían alardeando, discriminando y humillando).

Los cambios acelerados en un mundo global, el desarrollo tecnológico y los nuevos enfoques educativos, pusieron al descubierto que muchos docentes no están preparados para enfrentar los retos de formación para el siglo XXI. Para evaluar, es imprescindible considerar que existen técnicas y herramientas que hacen que la evaluación sea justa. La técnica de la observación recomienda manejar registros, listas de cotejo y escalas; la técnica de las entrevistas recomienda utilizar guías de preguntas y el uso de portafolios; la técnica de las encuestas permite acudir a los cuestionarios; y la técnica de las pruebas recomienda las escritas, orales y objetivas. Evaluar es el arte de formar.

Jamut'arina - Reflexionemos

TORIBIO ROCABADO CASTRO

Licenciado en Educación y Comunicación – Magíster en Educación Superior

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad