Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 17 de febrero de 2020
  • Actualizado 17:07

Nada es para siempre

Nima wiñaypa wiñay. Si no comprendemos la dimensión de la diversidad, el enfoque de la interculturalidad y el pensamiento diverso, seguiremos teniendo autoridades y líderes que piensen que todo es eterno. Pero en una sociedad diversa, donde tenemos 36 culturas nada es para siempre.

Todo lo que sube baja, el poder es efímero como los fundamentos que sustentan al posmodernismo; por eso, en una sociedad plural y diversa los enfoques totalitarios, los gobiernos autoritarios y hegemónicos no tienen espacio para su desarrollo.

Wiñaypa wiñayninpi umachakuqkuna, tukuy ujina y mana kikinchu kanchiq chaymanta qunqapunku. Runataqa mana juk uywata jina qhatinkumanchu, paykunaqa qillqiyta, ñawiyta ima yachankuna, chayrayku mina wiñaypa wiñay kanqachu. (Los que pensaron que todo era para siempre, se olvidaron que  somos diversos y plurales. A las personas ya no se puede arrear como a un animal, ellos ya saben leer y escribir, por eso nada será para siempre).

La gestión de Estado está retornando a su cauce de equilibrio y respeto, se vienen corrigiendo injusticias, arbitrariedades, abusos y atropellos; además de garantizar la independencia de poderes y el respeto a los derechos fundamentales.

En esta coyuntura de libertad y respeto a la diversidad, algunas acciones de las autoridades gubernamentales son aplaudidas y ponderadas, pero existen otros sectores sociales como el de educación que exteriorizaron su descontento y malestar por mantener la Ley 070 y continuar con las formas de administración autoritarias.

Tukuy ima wajinayan yachaylla kikillanpuni, yachachiqkuna  kay chunka wata junt´api karunchasqa, manchachisqa, ch´inyachisqa ima llamk´arqanku. Kamachiq kayqa políticos nisqa,  llawar masi ima kunallapaq karqa. Kamachiqkuna yachay wasikunamanta políticos nisqakunallaman yupaychaq kanku. Kay mayk´aqtaq wajinayanqa? (Todo cambia solo la educación sigue igual, los profesores en los 10 años trabajaron discriminados, atemorizados y sin derecho a hablar. Ser autoridad era para los políticos y familiares. Los directores de las unidades educativas responden más a intereses políticos. ¿Y esto cuándo va a cambiar?).

El único sector que no dio señales de cambio, mejoras y transformación es educación, donde la calidad educativa está oscurecida por la influencia política, el nepotismo y la improvisación, pero esto no será para siempre.