Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 17 de junio de 2024
  • Actualizado 00:09

Generación de llorones

Generación de llorones

Miray waqalliqkunaqta. Estamos en medio de una nueva generación de llorones, popularmente asociada a las personas que se quejan de todo y de nada, y tienen en las redes sociales a sus mejores aliados para lloriquear. De un tiempo a esta parte surgieron más llorones en el ámbito del fútbol empezando de sus dirigentes, jugadores y terminando en los hinchas, estas personas perdieron la humildad y el agradecimiento que le deben al pueblo futbolero.

Ñawpata mana waqalliqkuna kaqchu, kunanqa runakunaqa imamantapis waqasallankupuni, waqanankutaqa allinta llank’ananku. (Antes no había llorones, ahora las personas lloran de todo, en vez de llorar deberían trabajar bien).

La generación de llorones está más ocupada en buscar con quién enfrentarse, buscar excusas, justificativos y responder a sus detractores o circunstanciales competidores. Se afirma que los más llorones son de la generación de los millenniales, pese a tener una buena crianza y la tecnología a su alcance, pero, desarrollaron la impaciencia y la vida efímera.

Lo que tienen que comprender los llorones es: que la gratificación instantánea solo dura un instante y la satisfacción con tu carrera profesional y las relaciones personales, requieren tiempo.

En nuestra realidad plurinacional hay llorones en todos los sectores; en esferas políticas se quejan, acusan, observan, se oponen, contubernian y aparentan que trabajan; en medio de las autoridades, existen muchos llorones que echan la culpa de su ineficacia a sus antecesores y se desquitan presionando y humillando a sus subalternos; en el contexto de los educadores cuando padecen del hábito a la lectura, la investigación y la actualización, buscan cualquier excusa para hacer creer que enseñan bien. Si quieren disfrutar de los llorones sigan los noticieros y las redes sociales.

Ñawpata tatakuna mamakuna ima yachachiqkunata yupaychaq kanku, kunanqa tatakuna mamakuna ima waqayllata yachanku, imapis kaqtin khaqsitu yachay wasiman yachachiqta riman rinku. (Antes los padres de familia respetaban a los profesores, ahora los padres de familia, si ocurre algo, están inmediatamente en la escuela para reñir a los profesores).

En el libro, encuentra tu persona vitamina, habla de las personas que no convienen y se olvidó incluir a las personas lloronas.

Jamut'arina - Reflexionemos

TORIBIO ROCABADO C.

Licenciado en Educación y Comunicación – Magíster en Educación Superior

[email protected]