Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 09 de diciembre de 2019
  • Actualizado 17:24

Cultura de paz y unidad

Cultura de paz y unidad

Mana ch’aqwapi jukchasqa ima yachay. La Constitución establece que Bolivia es un Estado pacifista, que promueve la cultura de la paz y el derecho a la paz, así como la cooperación entre los pueblos de la región y del mundo, a fin de contribuir al conocimiento mutuo, al desarrollo equitativo y a la promoción de la interculturalidad, con pleno respeto a la soberanía de los estados.

Jatun p’anqa kamachiypi qillqasqa kachkan yachay mana ch’aqwapi kawsanapaq, chay kamachiykuna Sumaq Kawsanapaq, tukuy runakuna ruwayman apananku tiyan. Ichaqa kay pachapi ancha ch’aqwakuna ukhupi kawsasanchiq, imaraykuchus ñuqanchiq ukhupi mana kanchu jallch’anaku jukchanaku ima. (La cultura de vivir en paz está escrita en la Constitución, esos preceptos son para el Vivir Bien, todos deben practicar. Pero, en la actual coyuntura no se vive en paz, porque no existe el respeto y unidad entre nosotros)

Al parecer nadie ha leído la Constitución. El artículo 10.I., no es el único que hace referencia a la cultura de la paz, también podemos señalar a los 6 principios éticos y morales, como a los 19 valores constitucionales. Este conjunto de normas constituyen la fortaleza moral del Estado.

La cultura de paz y unidad no debe quedar solo escrito en la Constitución, estos principios y el amor a la patria deberían estar en las primeras páginas de los libros y cuadernos en todas las unidades educativas y en los manuales de todas las instituciones públicas, privadas y cooperativas.

Ñawpa yachaykunapi wawqikuna ukhupi mana maqanaku kaqchu, mana wañuchinaku kaqchu. Atiyqa runakuna Sumaq Kawsananpaq karqa, atiyqa mana juk runa qhapaqyananpaqchu, mana maqanachinanpaqchu, mana muchuchinanpaqchu. Atiyqa sumaqta apaykachanapaq. (En los conocimientos ancestrales no había peleas entre hermanos, no había asesinatos. El poder era para el Vivir Bien, el poder no era para que se enriquezca una sola persona, no era para hacer pelear, no era para hacer sufrir. El poder era para servir).

Por encima de cualquier diferencia debería estar la cultura de paz, el derecho a vivir en paz, el amor a la Patria, el respeto, la complementariedad y la reciprocidad.

No habrá paz ni unidad si existe odio y ambición.