Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 16 de junio de 2024
  • Actualizado 18:05

Crisis de desconfianza

Crisis de desconfianza

K’isay ñak’ariypi kay. La peor crisis que existe es la crisis de desconfianza, vivimos hace muchos años en medio de una desconfianza descontrolada, nadie confía en nadie. Es la herencia que hemos recibido de nuestros gobernantes, por una pésima gestión pública marcada de actos de corrupción, nepotismo, amaños y contubernios.

La crisis de desconfianza es peor que la crisis económica, porque la desconfianza está en la conciencia, en el sentimiento, en la emoción que no se remedia con dinero o cosas materiales, se requiere un cambio de actitud y demostrar que se hace lo correcto y se dice la verdad.

Confiar en las autoridades y líderes es la misión que deben plantearse todas las instituciones públicas, y para logar ese objetivo tendrán que demostrar en su gestión empatía, humildad, respeto y solidaridad.

Sumaq Kawsay kikinchay ukhupi k’isay ñak’ariy kay mana kanchu, imaraykuchus, runakunaqa yupaychakunku, munakunku, yanapakunku, qhawarikunku ima. (En el paradigma del Vivir Bien no hay desconfianza, porque las personas se respetan, se quieren, se ayudan y se cuidan).

La desconfianza frecuentemente tiene sus raíces en experiencias previas. Los individuos tienden a ser cautelosos cuando han sido decepcionados, engañados y traicionados en el pasado. La confianza se construye día a día, es un proceso consciente, estrechamente relacionada con la honestidad, el respeto, la coherencia y el cumplimiento de la palabra, de autoridades y líderes.

La crisis de desconfianza se extiende a los ámbitos político, económico y social. Por ejemplo, la crisis de desconfianza al gobierno, es por altos niveles de corrupción o incompetencia. En lo económico, la crisis de desconfianza ocurre por la falta de fe en el sistema financiero, y en lo social la crisis de desconfianza ocurre por la discriminación, el favoritismo y la influencia política.

Qhichwap yachaynimpi ama suwa, ama llulla, ama ch’awka, ama muq’iylla, ama puraq uya, ama phiña maki ima sumaq yachaykuna kan, chiqampi kawsanankupaq. (En la cultura quechua existen principios como el no seas ladrón, no seas mentiroso, no seas embustero, no seas envidioso, no seas doble cara y no seas manos ligeras, son principios para que vivan en la verdad).

Jamut'arina - Reflexionemos

TORIBIO ROCABADO C.

Licenciado en Educación y Comunicación – Magíster en Educación Superior

[email protected]