Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 23 de septiembre de 2021
  • Actualizado 11:19

Vidas negras importan

Vidas negras importan

#blacklivesmatter es uno de los hashtags más influyentes en las últimas semanas: vidas negras importan. Personas con piel oscura no valen menos que otras, no pueden ser abusadas, maltratadas, insultadas o explotadas. No deben sufrir violencia o muerte como si valieran menos que otras.

El racismo, sin embargo, mata. Y no solamente en EEUU, sino en todas partes del mundo. El racismo fue una herramienta de dominación de los imperios coloniales europeos y sigue siendo una fuerza discriminatoria en todas las sociedades impregnadas por estos imperios. La supremacía blanca es una herencia fatal: en todo el mundo, blancos y negros, chinos e indios, mestizos y mulatos actuamos como si fuera algo natural. Es como una norma inconsciente: lo que viene del Norte parece ser superior, más interesante, más importante que lo demás.

Basta abrir un periódico: las noticias del “Mundo” nos hablan del mundo de los blancos, a veces de Asia, y casi nunca de África. Prendemos la TV y podemos ver películas con gente blanca, con las personas de color en roles subordinados – o como los criminales. Incluso en el mundo académico y científico siempre nos dirigimos hacia el Norte para cualquier referencia.

El racismo sigue siendo una herramienta de dominación. Es una dominación muchas veces inconsciente, de la que no nos damos cuenta. Muchas personas aceptan el papel que el racismo les ha asignado sin cuestionarlo, porque la superioridad blanca está enraizada en el subconsciente colectivo cultural. El movimiento internacional que nos reitera que las vidas negras importan es una oportunidad importante para combatir y quebrar esta convicción cultural profunda.

En las sociedades plurales, el racismo no es solamente una relación entre blancos y negros, sino un problema mucho más complejo: se puede usar para subordinar a campesinos, a indígenas, a afroamericanos, a mestizos y a otras personas marginadas. Puede servir para denigrar al enemigo político. Aún las personas marginadas pueden servirse de maquinaciones racistas para devaluar a otras personas todavía más excluidas.

Por esto, #blacklivesmatter es un llamamiento para todos nosotros a respetar la vida de los más vulnerables: vidas negras importan. Vidas indígenas importan. Vidas marginadas importan.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad