Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 23 de septiembre de 2021
  • Actualizado 11:57

¿Bolivia plurireligiosa?

¿Bolivia plurireligiosa?

Bolivia, Estado Plurinacional, ¿es también un país plurireligioso? La Constitución no dice nada al respecto, sino que declara al Estado “independiente de la religión” (Art. 4). La sociedad, sin embargo, en un sentido más amplio que la estructura estatal, no podrá mantenerse independiente de la religión, porque hay ciudadanas y ciudadanos que practican una y otra religión. Es necesario, por esto, discutir cada vez de nuevo, cuáles son los impactos negativos y positivos que una y otra religión desempeña sobre el conjunto social.

No se puede negar que, en muchos casos, tanto en el pasado como en el presente, este impacto fue y es negativo. Sin embargo, los que pretenden erradicar la religión completamente de la vida pública, hacen caso omiso de la influencia positiva de parte de personas motivadas por su religión. El objetivo de estas líneas es llamar la atención sobre estos casos positivos, sin dejar de lado la crítica muy necesaria de otros casos.

Y no hay que pensar solamente en el trabajo caritativo de muchas iglesias. En el campo de los valores, el mensaje cristiano también ofrece un buen fundamento para no solamente “no matar, no mentir y no robar”, sino para la solidaridad y el compromiso con el buen vivir del prójimo y de la comunidad.

También más allá del cristianismo, la religión tiene impactos positivos en la sociedad: las religiones indígenas, en toda su diversidad, las religiones populares y mestizas, comparten su sabiduría y sus estilos de vida, para establecer éticas y espiritualidades que apuntan al vivir bien. 

Estas religiones, heredadas de tradiciones milenarias y puestas al día con cada giro de la historia, pueden ayudar a formar la política, la economía, la vida cultural y nuestras relaciones diarias, si realmente nos abrimos a sus sabidurías y no tratamos de marginarlas de la vida pública.

Bolivia, felizmente, ya no se reconoce como un país católico, como sostuvo la anterior Constitución. En vez de rechazar cualquier influencia religiosa, empero, creo que constituiría una oportunidad constructiva discutir la propia herencia plurireligiosa como un beneficio: ciertamente no todos los aportes de las religiones son buenos. No obstante, estas pueden contribuir mucho a la búsqueda común de la tierra sin mal.

UN POCO DE SAL

STEFAN SILBER

Teólogo laico 

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad