Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 18:38

La gimnasia de escribir

La gimnasia de escribir

De la saga "Leer, un acto de rebeldía".

Estoy sentada frente al ordenador. Tengo toda la intención de empezar a escribir, para el doctorado. Mi tutora ya me dio el ultimátum “deja de darle vueltas y empieza a escribir algo”. Me distraigo. Llega un mensaje, leo un interesante artículo sobre educación, busco música instrumental… paso media hora en eso. Sigo con los ojos fijos en la pantalla de nuevo, pero ya con música, medio leído el articulo y contestados los mensajes.

Divina inspiración… acude a mí.

Me pongo a pensar que hace tiempo que no escribo en serio. Creo que perdí la “gimnasia” de escribir. Pienso que debería escribir justamente sobre esto. Y ahora lo hago, a manera de reflexión y ejercicio. La tesis esperara un poquito más.

Me sorprende que me cueste. Siempre he tenido buena redacción, sencillez o complejidad al escribir – según se requiera hacer una carta o contestar un recurso o hacer una demanda – y soy profesora en la U. Sin embargo, no es lo mismo redactar un memorial que una tesis. ¿Hace cuánto no hacía trabajos o papers académicos, en profundidad? Hace mucho. Esto me lleva a pensar que, como docente, profesional o persona debería estar más implicada en investigar, profundizar y escribir, escribir para contar algo, para crear espacios de reflexión, para que mis estudiantes profundicen en otros temas también.

En otros países, aspiras a considerarte Docente (con mayúscula y respeto) cuando, haciendo oposiciones, presentándote a convocatorias y con un buen haber de artículos indexados, llegas a esa cumbre de la trayectoria académica. Por ello, siempre me he considerado profe (aun) pero con la aspiración de llegar a ese noble título de ser docente, de carrera.

Ahora entiendo lo que me falta: que el cauce de las ideas encuentre en las palabras articuladas y organizadas en una hoja o más, la claridad suficiente para ir, página tras página, esbozando argumentos interesantes, coherentes y de contenido material y formal suficiente para empezar, continuar, terminar y seguir ese bucle tan básico. A eso le denomino “la gimnasia de escribir” perdida.

Divida inspiración… vas acudiendo, así sea en estas ideas sueltas.

Vuelvo a la tesis.

CONSTRUIR COMUNIDAD

SARA C. FERREIRA QUEVEDO

Docente a Tiempo Completo Derecho UCB

[email protected]