Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de junio de 2022
  • Actualizado 20:51

Viviani, el DT boliviano del momento

Viviani, el DT boliviano del momento

Lo dijo Cristian Díaz, al final del partido que The Strongest le ganó 1-2 a Palmaflor, por la semifinal de vuelta del Apertura jugada en el Capriles. Dijo que Humberto Viviani (1980) se encamina a convertirse en el mejor entrenador boliviano. Esas palabras, dadas al calor del alivio por saberse finalista del torneo, bien pudieron haber pasado por un gesto de cortesía con el entrenador rival que no pocos contratiempos le produjo en los partidos jugados en La Paz y Cochabamba. Sin embargo, no poca verdad guardaban y guardan.

Viviani es el único entrenador boliviano que accedió a las semifinales del Apertura. Los otros tres son extranjeros: Zago (brasileño), Díaz (argentino) y Venegas (chileno). Y ojo, no se trata de sacar pecho gratuitamente por los compatriotas, en plan chauvinista, sino de relievar el trabajo de un profesional relativamente joven que viene construyendo una carrera con discreción, pero con resultados ya apreciables.

La campaña cumplida al frente de Palmaflor ha sido la sorpresa más grata del primer torneo del año. Fue el único equipo cochabambino que pasó la fase de grupos. Clasificó primero de su serie por encima de clubes con más laureles y dinero, como The Strongest y Oriente Petrolero. En cuartos de final despachó a Always Ready, subcampeón vigente y uno de los planteles con más recursos del fútbol boliviano.

Esos y otros logros no son mérito exclusivo de Viviani, obviamente. Sin nombres tan estelares como en otros cuadros, su equipo ha sido uno de los más regulares del campeonato, incluso más que los dos finalistas. Salvatierra, Abastoflor, Pedraza, Vidaurre, Terrazas, Torrico o Juárez figuran entre los mejores futbolistas de esta primera mitad del año en Bolivia. No haría mal en tener en cuenta a más de uno el que vaya a ser el próximo entrenador de la Selección, si es que eso ocurre antes de 2025.

Una cualidad no menor de Viviani ha sido engranar a los jugadores nacionales, varios de ellos jóvenes, con refuerzos extranjeros más experimentados, como Lencinas, Soares y el Tanque Da Silva, quienes han aportado solvencia en sus respectivas líneas: el argentino en la defensa y los dos brasileños en el mediocampo y la delantera, con su correspondiente cuota goleadora.

Que la dirigencia del equipo del Valle Bajo haya renovado su confianza en Viviani para seguir al mando del equipo es el reconocimiento mínimo que se merece el adiestrador y exjugador boliviano. Sería deseable que el respaldo al entrenador no se resquebraje de haber coyunturas no tan favorables como las que ha enfrentado en este 2022. Si algo ha demostrado su experiencia, es que la continuidad en la banca puede aportar estabilidad y crecimiento a un plantel en proceso de maduración, que es el caso de Palmaflor.

DIOS ES REDONDO

SANTIAGO ESPINOZA

Periodista

@EspinozaSanti

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad