Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 25 de junio de 2024
  • Actualizado 00:57

Tenemos que hablar de Dani Alves

Tenemos que hablar de Dani Alves

Sorprende la poca atención mediática que viene mereciendo la denuncia de violación que ha llevado a la cárcel al futbolista brasileño Dani Alves. Al menos, me sorprende a mí. Teniendo en cuenta el revuelo que ha levantado la controversia entre Shakira y Piqué, reavivada por una reciente canción de la colombiana dedicada al catalán, cabría esperar siquiera una décima parte de la cobertura que los medios y las redes sociales le dedicaron a la expareja y sus relojes. La comparación no es gratuita: ambos casos involucran a futbolistas de fama mundial, que incluso jugaron juntos durante la mejor época del Barcelona de Messi. La diferencia es que la contraparte de los hombres en uno de los casos es una celebridad y en el otro, prácticamente, nadie. Por lo demás, el asunto de Alves es, a todas luces, más relevante. Es un posible delito grave, mientras que el otro, despojado de toda su pompa “Waka Waka”, no pasa de un chisme aullado.

Así que vamos a lo importante. Una mujer de 23 años denunció a inicios de este mes que la noche del 30 de diciembre fue violada por Dani Alves, en un baño del área VIP de la discoteca Sutton, en Barcelona. La denuncia derivó en la detención preventiva del deportista brasileño, quien lleva tras rejas más de una semana,en Cataluña. El exjugador del PSG, quien llegó a disputar el Mundial de Catar con Brasil, ha negado la acusación con al menos tres versiones sobre los hechos. En una dijo no conocer a la denunciante, en otra admitió conocerla pero aclaró que no la violó y en la tercera reconoció haber tenido relaciones consentidas con la mujer. Su abogado dice que la diferencia en los relatos se debió a que el lateral no quería confesar una infidelidad a su esposa. Sin embargo, el testimonio de la presunta víctima y de una de sus amigas ha complicado la situación del denunciado. La primera habría dado detalles sobre un tatuaje en la región púbica del hombre y la segunda afirmó haber sido también manoseada por el bahiano mientras estaba en la discoteca. Las investigaciones aún están en curso, por lo que no se puede dar por cierta ni falsa ninguna de las versiones que se han vertido sobre el caso. Entretanto, el escándalo ha provocado que Alves fuera despedido de los Pumas, de México, el último equipo por el que había fichado. Su esposa se halla devastada, porque la acusación contra su marido ha sido casi simultánea a la muerte de su madre. Y el abogado defensor Cristóbal Martell, conocido por haber representado a Messi y otros mediáticos futbolistas, apura gestiones para solicitar que su cliente se defienda en libertad.

El nombre de la denunciante se mantiene en reserva a fin de velar por su integridad. Lo conveniente es mantener el caso con templanza y sin estridencias, teniendo en cuenta lo delicado del tema. Sin embargo, eso no significa que debiera ser minimizado o ignorado, como ocurre en muchas partes, por no prestarse a la banalización con que suelen abordarse las vidas y hechos de los famosos. 

DIOS ES REDONDO

SANTIAGO ESPINOZA 

Periodista

@EspinozaSanti