Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 09 de febrero de 2023
  • Actualizado 00:08

‘Sean eternos’: Messi no es un ‘pecho frío’

‘Sean eternos’: Messi no es un ‘pecho frío’

Con el torneo Clausura prácticamente desahuciado, el fútbol europeo acapara por completo mis horas de ocio futbolero. No me quejo. La Champions y/o la Premier ofrecen el mejor aperitivo para complacer la tripa mundialera, que día que pasa se vuelve más insaciable. El problema es que, por la diferencia horaria, las ligas europeas nos llegan a esta parte del mundo en las tardes, dejando nuestras noches a merced de los noticieros y cosas peores. Por eso, las plataformas de streaming funcionan como un efectivo placebo para matar las horas de no-fútbol que asedian nuestras rutinas noctámbulas. Y si en las plataformas hay series -de ficción o documentales- sobre fútbol, la cosa está servida para no volver a dormir más.

La más reciente de mis maratones nocturnas la gasté precisamente en una docuserie futbolera: “Sean campeones: Campeones de América”, estrenada en días pasados por Netflix. Dirigido por Juan Baldana, el serial recorre en tres episodios la intimidad de la campaña que condujo a la Selección Argentina absoluta a su primer título en casi 30 años y a Lionel Messi a levantar su primera copa con la Albiceleste. Es el “behind the scenes” de la Copa América 2021 que se jugó de emergencia en Brasil, en medio de la pandemia.

Desde luego, se trata de la versión gaucha del campeonato que se jugó casi sin público en estadios brasileños y cuya final tuvo lugar en el ‘kencha’ Maracaná. Ahí se consagró la Argentina de Messi, con un solitario gol de Ángel Di María, que les aguó la fiesta a los anfitriones, con Neymar a la cabeza. Siendo un torneo tan reciente, poco o nada hay que descubrir del repaso de los partidos que llevaron al plantel dirigido por Lionel Scaloni a levantar el trofeo. Los aportes más atractivos de la serie pasan por otro lado: el registro de la concentración a puerta cerrada del equipo campeón y la colección de entrevistas con sus protagonistas y otras personalidades del fútbol.

Sorprende el nivel de acceso que tuvieron los documentalistas para grabar a Messi, Di María, el ‘Kun’ Agüero, ‘Dibu’ Martínez, Rodrigo De Paul Nicolás Otamendi y otros descansando en sus cuartos de hotel, preparando parrilladas o jugando a las cartas durante los días de la Copa América. Sorprende también el desahogo de Di María, quien llora a moco tendido ante cámaras, al reconocer los sinsabores que supone jugar para su Selección. Pero, incluso más que el llanto de ‘Angelito’, sorprende la charla de camerino previa a la final con Brasil, en la que el capitán argentino se despacha un discurso emotivo y motivador como pocos esperarían de él.

Las palabras de Messi, un futbolista al que muchos creen casi mudo, desmienten el extendido prejuicio de que el rosarino es un “pecho frío”. No lo es. Messi sabe hablar, animar y llorar. Y le tocará confirmarlo en unas pocas semanas más.

DIOS ES REDONDO

SANTIAGO ESPINOZA 

Periodista

@EspinozaSanti

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad