Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de junio de 2022
  • Actualizado 18:05

Palmaflor muestra el camino

Palmaflor muestra el camino

Cochabamba ha fracasado en el torneo Apertura del fútbol boliviano. Pese a que ni siquiera ha concluido, ya es posible dictaminar el fracaso, en vista de que solo uno de los cuatro equipos cochabambinos tiene asegurado un cupo en cuartos de final: Palmaflor. Aurora ya se desclasificó, mientras que Wilster depende de un milagro y Universitario de Vinto, de un cataclismo mayor para pasar de ronda.

Cochabamba es el segundo departamento con más equipos en el fútbol profesional boliviano. Solo le supera Santa Cruz, con cinco. Pero, mientras los cochabambinos solo tendrían un representante (25%) en la fase final del Apertura, los cruceños estarán representados por tres (60%): Blooming, Royal Pari y Oriente Petrolero. La Paz, que tiene tres, está a poco de concretar un 100% de presencia en cuartos: Bolívar y The Strongest ya están adentro, en tanto que Always parte con ventaja para confirmar su pase. Los que juegan en El Alto ocupan la cuarta casilla del grupo B, un lugar que sellarían si hoy ganan en su visita a la U de Vinto. Empatando o perdiendo, su clasificación dependería de lo que vayan a hacer Wilster, Independiente, Tomayapo y hasta los vinteños.

Asumiendo que la tabla de posiciones se cierre como está antes de jugarse este domingo la última fecha del grupo B, los cuartos de final del Apertura los disputarían tres clubes cruceños, tres paceños, un cochabambino y un potosino (Nacional Potosí). Un éxito inobjetable para los potosinos, que en 2021 se quedaron solo con un plantel, tras el descenso de Real Potosí. Y un naufragio rotundo para los chuquisaqueños, que el año pasado conquistaron el título de la mano de Independiente Petrolero y ganaron una segunda plaza en primera gracias a la vuelta de Universitario.

La excepción al fracaso cochabambino es Palmaflor, que este sábado se consagró como primero del grupo A, por encima de favoritos como The Strongest u Oriente. El cuadro del Valle Bajo se impuso a equipos con más historia en el fútbol nacional y a instituciones con más recursos y, al menos en papeles, mejores plantillas. No creo estar en condiciones de analizar las razones de su éxito, pero algunos especialistas -consultados por este medio para un reportaje que se publica en la edición de hoy domingo- sí se atreven: lo atribuyen a la confianza de su dirigencia en el técnico Humberto Viviani y a su capacidad para hacer valer su localía.

Tuve la chance de seguir la victoria visitante de Palmaflor sobre Real Santa Cruz (1-2) con la que se hizo de la cima de su serie. Y lo que vi no fue un conjunto excepcional, sino un grupo sólido, rocoso en su línea defensiva, incansable en la recuperación en mediocampo y efectivo frente al arco rival. Todo lo que no tienen, o tuvieron en dosis ínfimas, los cuadros cochabambinos que fracasaron en el Apertura. 

DIOS ES REDONDO

SANTIAGO ESPINOZA 

Periodista

@EspinozaSanti

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad