Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 18 de mayo de 2024
  • Actualizado 15:40

Messi es un perro

Messi es un perro

El que quiera ver al mejor Messi del momento, debería ir al cine. Lo digo en serio. Debería ir a verlo en “Anatomía de una caída”, la producción francesa dirigida por Justine Triet que está nominada a cinco premios Oscar (incluyendo mejor película). La también ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes 2023 se exhibe en salas de Cochabamba y Bolivia. Y aunque en ella Messi cumple un rol secundario y no habla (esto último como en la vida real), su actuación es impecable. Vayan a verlo.

Lo otro, intentar ver a Messi jugar al fútbol, es una aventura ingrata en estos días. Durante la semana pasada jugó dos partidos, ambos amistosos, ambos para el olvido. El primero fue el lunes 29, enfrentó al Inter Miami con el Al-Hilal y acabó 4-3 en favor de los árabes. Messi anotó su primer gol del año (de penal) y también hizo el suyo Luis Suárez, su entrañable compinche en el Barcelona campeón de Champions, que ahora le ha dado alcance en su asilo millonario de Florida. Sus goles no fueron suficientes ni para salvar un empate. Pero, a la postre, fue el menos bochornoso de los traspiés del equipo dirigido por el Tata Martino.

El segundo amistoso de la gira árabe del Inter Miami fue el jueves 1 de febrero y, al anunciarse a finales del año pasado, se pintaba como un partido imperdible, histórico. Debía ser “the last dance” entre Messi y Cristiano Ronaldo. Lo iban a disputar el actual club del argentino y el actual club del portugués, el Al-Nassr de Arabia Saudí. Y en los hechos, los equipos lo jugaron, pero no sus estrellas. CR7 se lesionó días antes del juego y fue descartado. Leo entró a “jugarlo” faltando siete minutos para que termine –de seguro, para cumplir algún contrato millonario que obligaba a verlo trotar en cancha– ,  cuando ya estaba ignominiosamente liquidado por 6-0 a favor de los árabes.

Pese a que el rosarino no tuvo responsabilidad alguna en el resultado final del encuentro, el marcador abultado sí fue registrado como uno más de los récords que pueblan su carrera. Entró en la categoría de las mayores goleadas que han sufrido los equipos de Messi, a lado el 8-2 que le endosó el Bayern Múnich al Barcelona en la Champions 2019-2020 y, cómo no, del 6-1 que le hizo Bolivia a la Argentina en las Eliminatorias de 2009.   

No es, pues, el mejor comienzo de año para la ‘Pulga’. Al malestar desmedido que desató su tercer Premio The Best, como mejor futbolista de 2023, se han sumado los indignos amistosos en suelo árabe solo “justificables” en nombre del dinero. A ver si las cosas mejoran a medida que se jueguen los torneos oficiales de clubes y selecciones, en Norteamérica y Sudamérica, con la Copa América como atractivo principal del año. Entretanto, insisto: los que quieran ver al mejor Messi del momento, vayan al cine. Entren a ver “Anatomía de una caída” y presten atención al perro border collie que actúa en ella. En la película se llama Scoop, pero su nombre real es Messi. Es un prodigio y ya ha asegurado su presencia en la ceremonia de entrega de los Oscar. 

DIOS ES REDONDO

SANTIAGO ESPINOZA A.

Periodista

@EspinozaSanti