Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 21 de septiembre de 2021
  • Actualizado 19:11

Más equipos que estrellas

Más equipos que estrellas

En más de una ocasión, mientras veía los partidos de la Eurocopa, me dejaron en silencio con esta pregunta: ¿quién es la estrella de esta selección?  Me la hicieron en alusión a Italia y a España y a Inglaterra. A tres de los cuatro semifinalistas del torneo. No me preguntaron lo mismo respecto a Dinamarca, porque no pensaron que llegaría tan lejos o porque no les interesaba conocer a sus estrellas. En cambio, de Italia, España e Inglaterra, todas campeonas del mundo y, a la sazón, hogar de las tres ligas más competitivas del mundo, sí cabía la interrogante.

A manera de respuestas, más tentativas que decididas, de los italianos dije que su figura es Insigne, aunque también destaqué el juego de Chiesa y de Verratti; de España dije que el más admirable me parece su arquero, Unai Simón, quien se hizo héroe de su país pese a haberse hecho un autogol digno del mejor blooper del año. Y de Inglaterra, musité Kane y Sterling, porque ni Foden ni Mount han descollado como sí lo hicieron en sus clubes. Mis respuestas sonaron tan poco convencidas, sobre todo para mí, que me hicieron preguntarme qué hace del fútbol europeo lo que es en la actualidad: el mejor del mundo. Y aunque vergonzosamente obvia, la única respuesta que llegó en mi auxilio fue que son grandes equipos sin estrellas. Al menos, sin estrellas de la dimensión de Messi, Cristiano, Neymar, Mbappé, Lewandowski o Lukaku.

Los cuatro mejores de la Eurocopa son conjuntos tácticamente bien trabajados, en los que hay talentos individuales, por supuesto, pero, sobre todo, un sentido de complementariedad colectiva que es difícil de encontrar en representativos como Argentina, Portugal, Francia o Alemania, que tienen estrellas por doquier, en el campo de juego y en sus bancas de suplentes, pero que no enfrentan la mejor de sus rachas. Veo a la Inglaterra de Southgate y veo el trabajo que hacen en la Premier y la Champions, donde juega la mayoría de los jugadores de la Selección, Guardiola, Klopp y Tuchel. Algo parecido me pasa con la Italia de Mancini, beneficiada de la labor que han hecho Conte y Allegri en el Inter de Milán y el Juventus. En la España de Luis Enrique, con la salvedad del proceso conducido por Simeone al frente del Atlético de Madrid, tienen más mérito los técnicos de las ligas extranjeras en las que juegan muchos de sus seleccionados.

Los cuatro semifinalistas de la Euro son selecciones muy sólidas que, a su vez, son resultado de equipos largamente trabajados en las principales ligas europeas. No les hacen falta estrellas. Las estrellas ya se marcharon con los equipos eliminados. Las estrellas están jugando la Copa América, un torneo menor.  

DIOS ES REDONDO

SANTIAGO ESPINOZA A.

Periodista

@EspinozaSanti

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad