Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de junio de 2024
  • Actualizado 22:13

Fútbol boliviano en la ‘selva’

Fútbol boliviano en la ‘selva’

Es un lugar común decir que el fútbol promueve la integración. Que rompe fronteras y disuelve diferencias. Como todo lugar común, la afirmación tiene mucho de demagogia, pero guarda también alguna verdad. Eso me digo mientras veo el primer partido del Campeonato Único de la División Profesional boliviana: Libertad Gran Mamoré contra Vaca Díez. Uno representa a Beni y el otro a Pando, los dos departamentos más geopolítica y culturalmente aislados del país. Porque, hay que ser sinceros, de esas dos regiones amazónicas, salvo quienes nacieron y/o viven ahí, una gran parte de los bolivianos tenemos más prejuicios que datos ciertos. No pocos deben creer que son selvas apenas habitadas por bestias y narcotraficantes.

Pues bien, sospecho que el ascenso a primera de Libertad Gran Mamoré y de Vaca Díez harto podría contribuir a superar el desconocimiento que muchos bolivianos arrastramos sobre Beni y Pando. Más de uno dirá que apenas tendremos chance de conocer sus respectivos estadios y jugadores, pero la inevitable cobertura de sus partidos aportará también datos e imágenes de las ciudades capitales y de sus hinchas/habitantes. El propio desplazamiento de jugadores, equipos técnicos y dirigentes hasta Trinidad y Cobija será sumamente provechoso para alentar un intercambio cultural y productivo que difícilmente se concretaría de no haber fútbol profesional en esas ciudades del norte amazónico. No faltarán incluso los seguidores que acompañen a sus clubes en los encuentros que disputen en los estadios de los dos “benjamines” del balompié boliviano.

Algo similar podría permitir el cambio de sede de Palmaflor, que desde este año jugará en el Trópico cochabambino. La visita de otros clubes, con sus respectivas delegaciones e hinchadas, es una oportunidad para desmontar los estereotipos que, en los últimos años, se han extendido en el país a la hora de hablar sobre el territorio políticamente dominado por los cocaleros.   

Ahora bien, estos posibles escenarios bien podrían prestarse a la anécdota y poco más, sobre todo si los representativos de Beni y de Pando no consiguen mantenerse en primera. Como debutantes en el torneo, ambos figuran entre los más vulnerables para perder la categoría recién conquistada. La integración promovida por el fútbol llegaría a evidenciarse solo con el paso de los años, una vez que los equipos amazónicos se consoliden en la división profesional y sus ciudades se vuelvan en una parada obligatoria para los ojos bolivianos que seguimos los caminos de la pelota.

DIOS ES REDONDO

SANTIAGO ESPINOZA 

Periodista

@EspinozaSanti