Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de junio de 2022
  • Actualizado 22:23

Freddy Rincón, genio y figura en tres goles

Freddy Rincón, genio y figura en tres goles

Esta no es una semblanza de Freddy Rincón. De esas hay para escoger, más aún en estos días en que se sigue llorando su muerte a los 55 años. Lo que quiere ser es una evocación del futbolista colombiano en tres momentos. Momentos, o movimientos, que no podrían ser otra cosa que tres de sus goles más legendarios.

UNO Del gol con el que Colombia le empató 1-1 a la Alemania que sería campeona en Italia 90 se ha dicho y escrito mucho. Sin ir más lejos, Eduardo Galeano le dedicó uno de los episodios de “El fútbol a sol y sombra”. Los colombianos insisten en que se trata del tanto más importante en la historia mundialista de su selección. La épica de sus circunstancias lo avalan. Colombia iba perdiendo 1-0 y podía quedarse en primera fase, hasta que, a los 92 minutos, tras una combinación perfecta entre Álvarez, Fajardo, Valderrama y Rincón, este último deslizó la pelota con una naturalidad pasmosa por debajo de las piernas de Illgner. Al verlo en Youtube emociona la narración de los periodistas colombianos, que explotan en gritos, oraciones y llanto. No falta el que lo califica como un milagro salido de los libros de García Márquez. Con perdón del maestro, me temo que ni el mismo Gabo habría sido capaz de semejante prodigio.

DOS Rincón fue protagonista de otro de los hitos del fútbol colombiano: la goleada por 0-5 con que humilló a Argentina en el Monumental, por las Eliminatorias para EEUU 94. El Coloso de Buenaventura anotó dos tantos, pero fue el primero, el que abrió la paliza, el más memorable. Como el infligido a los alemanes, este también se consumó tras una asistencia brutal de la zurda de Valderrama, que permitió al 19 cafetalero amagar a Goycochea, acomodar la bola con parsimonia por encima del papel picado y silenciar a la hinchada de una Albiceleste que venía de ser subcampeona del mundo y bicampeona de América. Si en 1990 se rió de los teutones, en 1993 Rincón calló a los gauchos. Cómo no venerarlo.

TRES Este último, el menos célebre de los tres goles, es el capítulo boliviano de esta historia. Rincón se lo hizo a Bolivia en un partido jugado en La Paz, en 1996, por las Eliminatorias para 1998. Era el duelo entre las dos mayores sorpresas sudamericanas de las clasificatorias anteriores. La Verde aún conservaba muchas de sus figuras del 93-94. No en vano sus dos goles resultaron de asistencias de Etcheverry y fueron convertidos por Sandy y Moreno. El último tanto, el 2-2 del empate colombiano, lo hizo el goleador tras un pase descomunal de -para variar- Valderrama. Recibió el balón en carrera, dejó por los suelos a un marcador, se perfiló al borde del área grande, apuntó por el costado del Cabezón Sánchez y definió al palo derecho de Trucco. Qué cosa más linda. Si hasta dan ganas de aplaudir el tanto, de gritarlo, de festejarlo colgado de los hombros de Rincón, sin importar que lo sufriéramos nosotros… ¡Gooooooool! 

DIOS ES REDONDO

SANTIAGO ESPINOZA 

Periodista

@EspinozaSanti

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad