Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de mayo de 2024
  • Actualizado 12:49

El VAR del Pueblo

El VAR del Pueblo

Imaginemos por unos segundos un fútbol sin VAR. Sé que puede ser difícil, casi como imaginar un mundo sin TikTok, pero hagamos el intento. Si cuesta demasiado, simplifiquemos el ejercicio. Imaginemos un partido en concreto sin VAR. Si me apuran, puede ser el empate 1-1 entre Aurora y Melgar, en Arequipa, por la primera fase de la Libertadores. Sí, ese partido que le dio al plantel cochabambino el pase a la siguiente etapa del torneo continental más importante de Sudamérica.

Empiezo yo para acelerar la cosa. En un fútbol sin VAR, Aurora habría caído 1-2 en el cotejo de vuelta contra el club peruano, un resultado que llevaría la definición a la tanda de penales. A los tiros desde los 11 metros, los de Melgar llegarían más confiados y mejor cobijados por su hinchada tras igualar agónicamente la llave. Meterían cuatro de los cinco penaltis, mientras que los bolivianos acertarían en solo dos de sus lanzamientos. El ‘Loco’ Soria se haría expulsar tras intentar golpear al árbitro y Jaime Cornejo se iría a purgar las penas en la noche arequipeña custodiado por los Califachos.

No sé a ustedes, pero este cuento me sabe inverosímil. Déjenme intentar una vez más. En un fútbol sin VAR, Aurora caería derrotado por 1-3 con Melgar y se despediría de la Libertadores en primera fase, tal como suele ocurrir con los equipos bolivianos que llegan a esta instancia. El cabezazo del segundo gol del club peruano dejaría irremediablemente abatido a Akologo. El tercero se le metería tal como lo hizo el segundo que le anularon a los locales, luego de soltar un balón en el área chica que, como se lo pidió Barboza, debió haber despejado con los puños. En solo tres minutos, el arquero de origen ghanés pasaría de ser héroe a villano del club cochabambino. El ’Loco’ Soria lo sentaría el resto del año en la banca. Cornejo sería secuestrado por los Califachos. Y Wilster ganaría el clásico local que los celestes piden –con razón– reprogramar.

Sigue sin convencerme. Mejor remitámonos a la realidad que, para el caso de la vuelta de Aurora con Melgar, devino más inverosímil que la ficción. En un fútbol con VAR, Aurora compensó con épica la desventaja de dos jugadores menos que sufrió durante gran parte del segundo tiempo. Su sacrificio en cancha fue retribuido por la tecnología aplicada al fútbol, anulando dos goles de su rival. Su portero fue la figura del encuentro, a pesar del yerro que derivó en el segundo tanto anulado a los peruanos. El ‘Loco’ Soria volvió como un prócer a Cochabamba. Cornejo disfruta de su luna de miel con los Califachos.

Todo un cuento de hadas gracias a que el VAR se entregó, por una vez y con justicia, al (Equipo del) Pueblo. Y cómo no va a estar seducido por el pueblo, si acaba de propiciar el milagro de enfrentar, en fase 2 de la Libertadores, al Equipo del Pueblo con el equipo de la Alegría del Pueblo.  

DIOS ES REDONDO

SANTIAGO ESPINOZA A.

Periodista

@EspinozaSanti