Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de junio de 2024
  • Actualizado 22:55

Cochabamba, ¿por cuatro?

Cochabamba, ¿por cuatro?

Se acaba 2021 y, con él, uno de los años más desafortunados para los equipos cochabambinos que juegan el torneo profesional. Desafortunado porque, a diferencia de anteriores, ninguno de los tres está peleando por el título nacional y solo uno tiene chances reales de clasificar a una copa internacional: Wilstermann, que está en zona de Sudamericana. Hace pocos años había razones para resaltar el buen momento de los locales. El Rojo disputaba y ganaba títulos, jugaba Libertadores, pasaba de la fase de grupos. Palmaflor llegaba a la Sudamericana y al menos recibía buen dinero por la televisación. El de Aurora es un caso diferente: de un tiempo a esta parte, sus logros pasan por escapar del descenso.

A pocas fechas de la conclusión del torneo, las cosas se pintan como para que Wilster juegue Sudamericana (y encuentre algo de alivio para sus deudas, con la venta adicional de algunas de sus figuras), Palmaflor se quede sin premio internacional y Aurora sortee el descenso con menos aspavientos que otros años. Fuera de la eventual clasificación aviadora, la única buena noticia que nos ha reservado el fútbol local para este fin de año es la posibilidad de que otro club ascienda a la primera división: Universitario de Vinto.

El equipo vinteño acaba de asegurar su lugar en la final de la Copa Simón Bolívar, por lo que en el peor de los casos jugará por el ascenso indirecto contra el penúltimo del fútbol profesional (Blooming o Real Potosí). Hoy domingo se conocerá a su rival en la final, para la que se perfila como favorito Universitario de Sucre, que empató el partido de ida ante García Ágreda (Tarija), en condición de visita.

Hace unos días escuché a un periodista deportivo decir que no veía con buenos ojos que Cochabamba sume un nuevo equipo profesional, teniendo ya tres. Su “argumento” era que eso le restaría espacio a otras regiones sin representación, cosa absurda si se tiene en cuenta que los tres clubes con chances de ascender son de departamentos que ya tienen presencia profesional: Chuquisaca y Tarija, además de Cochabamba. Es cierto que, de subir Universitario de Vinto, habría una relación más asimétrica entre las regiones del llamado eje troncal y las restantes. Santa Cruz ya tiene cuatro representativos, mientras que La Paz y Cochabamba suman tres cada uno; en suma, diez de los dieciséis en primera, que equivalen a más del 62%.

Este porcentaje podría bajar si desciende Blooming, pero también podría elevarse si lo hace Real Potosí y sube el cuadro cochabambino. Por ahora solo queda esperar. Que Cochabamba consolide una mayor presencia en primera solo sería una buena noticia en la medida en que sus equipos ganen cosas, desde títulos hasta pases a torneos internacionales. Lo contrario equivaldría a replicar lo que le pasa a Santa Cruz hace ya buenos años: tiene más equipos que el resto, pero que no pelean nada, salvo la categoría.

DIOS ES REDONDO

SANTIAGO ESPINOZA 

Periodista

@EspinozaSanti