Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 19 de junio de 2024
  • Actualizado 00:15

La campaña perfecta no exis…

La campaña perfecta no exis…

Mentiría si dijera que soy hincha o, al menos, simpatizante del Bayer Leverkusen. No he debido ver más de dos partidos completos del flamante campeón de la Bundesliga, seducido, cómo no, por la excepcional temporada que viene haciendo entre 2023 y 2024. Si soy sincero, a veces aún escribo su nombre con la “n” al final de Bayer, cosa que no corresponde. Es más, hasta hace unos días ni siquiera recordaba que había sido finalista de la Champions League 2001-02, la cual perdió ante –vaya “sorpresa”– el Real Madrid, en un partido en el que Zidane anotó su célebre gol de volea. Tampoco voy a disculparme por ser un advenedizo en la fiesta del equipo entrenado por Xabi Alonso, que este sábado 18 se convirtió en el primero en alzar el trofeo mayor del fútbol alemán sin perder un solo partido.

Por donde se le vea, la campaña del Leverkusen es admirable. Con la victoria por 2-1 sobre el Augsburg, extendió su racha invicta a 51 encuentros. De ellos, 34 (28 triunfos, 6 empates) corresponden a la Bundesliga, en la que ya aseguró el título hace como un mes, y los restantes 17 son de la Europa League y de la Copa Alemania. En estos dos últimos torneos aún le quedan los partidos finales: el primero contra el Atalanta, este miércoles 22 en Dublín, y el segundo ante el Kaiserslautern, el sábado 25 en Berlín.

En la historia del fútbol, el Leverkusen es el séptimo campeón invicto de las cinco grandes ligas europeas (Inglaterra, España, Italia, Alemania y Francia) y el primero del balompié alemán. En Europa, el anterior en conseguirlo fue el Juventus, que se coronó en la Serie A italiana de 2011-12. La última vez que perdió el plantel de Xabi fue el 27 de mayo de 2023, al caer 3-0 por el Bochum. Desde entonces solo ha ganado o igualado en no pocos cotejos de desenlace agónico, evitando derrotas en tiempo de descuento, con una efectividad pasmosa, cuando no milagrosa.

A la condición de invicto, el club fundado en 1904 (que el 1 de julio cumple 120 años) agrega la de inédito. Pese a ser durante muchos años un animador regular de la Bundesliga, hasta esta temporada no había sido capaz de conquistarla. Fue cinco veces subcampeón y levantó la Copa de Alemania una vez (1992-93). En el plano continental, fue campeón de la Copa de la UEFA (hoy Europa League) en 1987-88 y, como recordamos líneas atrás, subcampeón de la Champions en 2001-02. Dentro de las cinco grandes ligas europeas, de 2000 a la fecha, el Leverkusen es el quinto campeón inédito en su respectiva liga nacional, tras el Deportivo de La Coruña, el Wolfsburgo, el Montpellier y el Leicester.

Esta exposición de hitos y números podría resultar insuficiente para calibrar la real envergadura de la campaña –hasta ahora– perfecta del Bayer Leverkusen. Acaso, para no quedarnos hipnotizados por los datos, conviene ponerlos a prueba en las dos finales que habrá de jugar en menos de una semana el equipo sensación del momento (con perdón de San Antonio Bulo Bulo).

DIOS ES REDONDO

SANTIAGO ESPINOZA A.

Periodista

@EspinozaSanti