Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 23:12

Bolivia, rumbo al Mundial... de 2026

Bolivia, rumbo al Mundial... de 2026

No recuerdo bien después de qué partido fue, pero sí de que el mensaje iba, más o menos así: que si Bolivia no clasificaría para el Mundial de Catar 2022, con seguridad lo haría para el de 2026 (que coorganizan Canadá, Estados Unidos y México). Lo dijo nada menos que el entrenados de la Selección boliviana, el venezolano César Farías. Como no pocas veces cuando habla públicamente, sus palabras guardaban un contenido confuso, cuando no absurdo. Quería transmitir cierto optimismo, pero, en verdad, lo suyo se asemejaba más a un chiste de humor negro. 

Como fuere, a la luz del más reciente partido de Bolivia por Eliminatorias, la caída de visita por 0-3 ante Perú, habría que tomarnos más en serio lo dicho por el técnico. El entusiasmo por los dos cotejos ganados consecutivamente en La Paz, contra Perú y Paraguay, y la yapa del amistoso ganado a El Salvador, ya no está más entre nosotros. Y no solo por lo mal que nos fue en Lima, cosa que estaba dentro de lo previsible, sino por lo bien que le fue a las otras selecciones que pugnan por un lugar -directo o de repechaje- para la cita mundialista del siguiente año. Ecuador se consolidó en la franja de seguridad de clasificados tras vencer por la mínima diferencia a Venezuela. Chile se metió en la misma zona merced a la victoria de visitante sobre Paraguay. Y aun perdiendo, ante Brasil, algo que ha vuelto a ser norma en Sudamérica, Colombia retiene su (medio) cupo. Además de Bolivia, a los que peor les fue son Uruguay y Paraguay: ambos perdieron de locales. Y contra el primero de ellos juega la Verde en La Paz este martes 16. 

Sobra decir que los uruguayos vienen a jugarse la esperanza de seguir aspirando por un lugar en Catar. Si hay un rival al cual ganarle de visita, ese es Bolivia. Ya lo hicieron Argentina y Ecuador. La altura paceña, a la que los charrúas históricamente le han tenido un miedo atávico, ya no es garantía de nada. De hecho, los orientales ya nos ganaron en el Siles (por 0-2), en la anterior Eliminatoria. Así las cosas, con Bolivia otra vez a la cola, en el penúltimo lugar de la tabla, quizá convenga pensar con más esperanza en el Mundial de 2026, tal como nos lo sugirió Farías. Si aún hay mundo y fútbol para entonces, lo más probable es que nuestra selección ya no cuente con Martins, pero sí con una generación -los Vaca, Ábrego, Villarroel, Gonzales- que promete.

DIOS ES REDONDO

SANTIAGO ESPINOZA 

Periodista

@EspinozaSanti

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad