Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 18:07

¡Silencio!

La ensordecedora cotidianeidad nos oprime el pecho; hablamos sin parar, sin pausa, sin escuchar a los interlocutores, levantando cada vez más la voz, como si los gritos tuvieran más argumento que la razón. Solo dentro de nosotros existe el silencio.

FÓVEA

Roco Aüe

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad