Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de enero de 2022
  • Actualizado 19:37

Ojo pineal

El exembajador intenta sonreír y es abucheado por sus vecinos mientras camina flanqueado por sus guardias. Senadores y diputados se clavan las uñas, se pelean dejando ver su verdadero ser. Los padres de la patria duermen en sus curules. El presidente baila. Las redes sociales repiten hasta el cansancio imágenes tomadas sin consentimiento. Las paredes no solo tienen oídos, también tienen ojos.

FÓVEA

Roco Aüe

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad