Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 16 de junio de 2024
  • Actualizado 17:08

Te has mirado por dentro desde que aprendiste a hacerlo; trabajaste en mejorar e intentas crecer todos los días un poco. De pronto, tu vida te muestra algo que estuvo allí desde siempre y que no fuiste capaz de ver… te sientes nimio y tus lágrimas vuelven a acompañarte. Te limpia los ojos, te levanta y te ayuda a cruzar el puente.

FÓVEA

Roco Aüe

[email protected]