Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 16 de junio de 2024
  • Actualizado 18:44

Madrugaban juntos para ver correr a Schumacher, aunque ninguno sabía de autos; dormían la siesta juntos cada que podían; vieron juntos todos los títulos de Federer y juntos aprendieron sobre tenis; estuvieron juntos en el estadio y juntos se sentaban para casi ni hablar. Te amo fue lo último que le dijo y luego dejó de hablar. La noche que murió, hace un año, el hijo supo que siempre iban a estar juntos.

FÓVEA

Roco Aüe

[email protected]