Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 05 de diciembre de 2022
  • Actualizado 12:53

Futuro de la aviación civil

Futuro de la aviación civil

Mirar hacia el futuro sobre la importantísima aviación comercial civil para el desarrollo, progreso y riqueza de las poblaciones, es siempre un desafío apasionante;  por ser el transporte aéreo el fenómeno más destacado del siglo XX y siglos sucesivos.

Un análisis teórico así como práctico de la historia de la aviación genera dos bifurcaciones: el actual progreso de la humanidad a través de la tecnología aplicada que se encuentra en plena evolución y, la otra, es la presión hacia la obtención de mayor velocidad que ya en el anterior siglo produjo un trasvase del ejercicio de la aviación hacia los viajes planetarios.

Es paradójico que, ante este imparable progreso, al comienzo del siglo pasado numerosos científicos con aparatosas afirmaciones públicas que rezaban “el volar con aparatos más pesados que el aire es una utopía” quedaron avergonzados. También en los años treinta, exitosos expertos aeronáuticos  afirmaban que el logro de velocidades ultrasónicas era excepcionalmente difícil, y pronosticaban  que  los vuelos dentro de la atmósfera de la Tierra con velocidades supersónicas eran imposibles.

A estos científicos y expertos les faltó la capacidad imaginativa, creatividad y la fantasía de los numerosos pioneros de la aviación que, sin considerar los conocimientos de la época, construyeron y volaron prototipos a las mencionadas velocidades y, aun así, cosecharon el desprecio y la mofa de sus coetáneos científicos.

Desde el inicio del siglo XX se visualiza la evolución y revolución de la aviación en cortos tiempos de espacio, ininterrumpidamente, a tal  avance, la totalidad de los sistemas de aviación representan para la humanidad fiabilidad y seguridad que sobrepuja a otros medios de transporte y ello se debe a la incesante inversión multimillonaria en tecnología en todos los ámbitos de la aeronáutica.

Como se mencionaba, la actividad  designada como el fenómeno más destacado del siglo XX y posteriores, no cesará en sus logros y mejoras sustanciales en tecnología, velocidad, combustible sustentable y confort, bajo la cualidad de la seguridad para el pasajero.

La consolidación y supervisión estricta de todos los sistemas como la hidráulica, aprovisionamiento de energía, la comunicación y la electrónica, hasta la exacta y precisa medición de la altura y la velocidad, apunta en el futuro próximo a la mayor automatización y técnicas de computación que conduzcan a la inhibición de la enorme carga de responsabilidad en el pilotaje.

En nuestro país, la aeronáutica es un sector estratégico y así debe comprender sin remilgos el Estado y cualquier gobierno de turno. Bolivia progresará ineluctablemente en todos los lugares donde haya ejercicio de la aviación civil para eliminar las horas ociosas a la infraestructura aeroportuaria, sin necesidad de acciones de políticos demagogos, solo con una intensa actividad aeronáutica; muy factible por la orografía y mediterraneidad del país, debido a que la riqueza y el consiguiente progreso de los pueblos olvidados y discriminados  tiene sustrato en el ejercicio de la aviación civil.

Todo lo expuesto ostenta un condicionante taxativo trasuntado en que los puestos jerárquicos de dirección  y conducción  de la política  aeronáutica y la asimilación frecuente de las normas internacionales, así como su interpretación jurídica y técnica, estén bajo la responsabilidad de profesionales aeronáuticos civiles  que harán olvidar las malas gestiones actuales y pasadas, no el daño que se infligió al progreso aeronáutico de Bolivia.

FORO

Raúl Pino Ichazo T.

Abogado, posgrados en Derecho Aeronáutico, Arbitraje y Conciliación; Filosofía y Política

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad