Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 22 de mayo de 2024
  • Actualizado 22:28

Delitos de lesa humanidad

Delitos de lesa humanidad

El objeto de los Códigos Penales, los mismos que describen actitudes y hechos punibles, es proteger los valores e intereses de la organización social de un Estado. Son leyes para sancionar los delitos de lesa humanidad que se exacerban en su lesividad al ingresar en la Constitución.

Fundamental es conocer que el interés protegido en los delitos de lesa humanidad es la preservación y respeto incuestionable a la condición humana que, en definitiva, es la exigencia mínima para ser tratado con esa sublime condición.

¿Qué ámbitos afectan su vulneración? Afectan no solo a la víctima, a la población o al Estado donde reside, sino también a todos los Estados y sociedades del mundo, entonces, supera  espacio y tiempo.

La condición humana al ser protegida en toda instancia, no puede ser delimitada en general o abstracto, sino  a través de actos que atentan contra ella, ejemplificando: el exterminio por un decreto que libera de penalización a uniformados causa la muerte impune; la esterilización forzada, la mutilación del clítoris a las jóvenes africanas como condición para ser  aceptadas en la sociedad y casarse etc., son actos que hacen trizas la razón  universal y resquebrajan, sin  solución de continuidad, el sentimiento general de la misma.

Violar esa condición es una modalidad de violencia que avergüenza, lastima el espíritu y ofende el sentimiento de humanidad, siendo una forma abominable de ofensa no solo a la persona, a su dignidad, libertad sino a los altos valores de la especie humana.

Lo más conmovedor de estos derechos son sus fundamentos teóricos de la tesis que se basa en que existan  máximas o principios de validez universal; unos se remontan al concepto ontológico de ser inmutables concebido por Parménides y que en la gnoseología o conocimiento alcanzarían su expresión más perfecta o acabada en la razón pura de Immanuel Kant.

Este extraordinario filósofo alemán conduce su teoría a la práctica en su genial obra “Critica a la razón práctica”, cuya intención de mensaje profundo queda resumido en la siguiente frase “Obra de tal  suerte en tu vida  que la máxima de tu voluntad puede  ser siempre considerada como un principio de legislación universal”.

Imaginemos por un momento de reflexión que todos nuestros actos de voluntad frente al prójimo y a toda la sociedad sean meditados antes de la acción, buscando inequívocamente  que se inserten en la legislación universal, pues todas las leyes tienen su origen en las costumbres de los pueblos. Indubitablemente el mundo avanzaría considerablemente  en la preservación de la paz.

Ahora, en un avance, se considera incluir las infracciones contra el medioambiente como delitos de lesa humanidad. Los delitos que atentan contra  la humanidad en el pensamiento universal estarían así fundados en una sola razón, es decir, en la razón universal que supera, como anotamos,  espacio y tiempo.

FORO

RAÚL PINO-ICHAZO T.

Abogado, posgrados en Derecho Aeronáutico, Arbitraje y Conciliación; Filosofía y Política

[email protected]