Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 28 de enero de 2023
  • Actualizado 09:37

Sobre los griegos

Sobre los griegos

Los griegos han teñido nuestras lenguas romances con múltiples palabras: no recuerdo cómo se llama el “hijo de peuta”. Ah, sí, es el fisioterapeuta, cuando podríamos decirle “fisioterapio”. Oncólogo, urólogo, pediatra… tienen origen griego.

Europa dice que su cultura comenzó en Grecia, cuando ya Sócrates decía que el modo de pensar griego ya existía hace 3.000 años en Egipto; y Pitágoras dijo su versión en griego sobre lo que aprendió en Oriente. En rigor, Grecia era solo un archipiélago árido cuyas colonias eran todas en Oriente. 

Los 12 sabios de Grecia eran de las colonias orientales, así Zenón de Elea y Tales de Mileto. La mitología griega se imaginó en las colonias orientales. Jasón y los argonautas cruzaron el Helesponto (actual estrecho de Bósforo) y dieron con, dicen unos, que Jasón encontró allí ricas minas de oro, pero otros dicen que a orillas del Mar Negro encontró trigo y lo llevó a Atenas y Esparta. Poco después, el griego Byzas fundó Bizancio, a la entrada del Mar Negro, donde el emperador Constantino fundó Constantinopla, capital del imperio bizantino.

Grecia era un archipiélago de islas y multitud de colonias en Asia. Actualmente hay un debate: si los griegos inventaron la filosofía porque eran geniales o porque recibieron la influencia de toda Asia, en especial de la India y de China, dos grandes civilizaciones más antiguas.

Los griegos fundaron Pentápolis (Cinco Ciudades) en Libia, ubicada en el norte de África, y se surtieron de sus tierras feraces que producían vino, dátiles, oliva y trigo. Poseyeron Pentápolis hasta que llegó el imperio romano y tomó Cartago. Un griego dijo que el mundo (de entonces) se dividía en tres continentes: Europa, Asia y Libia, para que vean la importancia de este último país ubicado en el norte de África, capital Trípoli, bombardeada para matar a su gobernante, Gaddafi.

Más tarde, un griego llamado Bysas, fundó un puerto en el Bósforo, que, en su homenaje, se llamó Bizancio, más tarde Constantinopla, sede del Imperio de Oriente, por supuesto romano.

Los griegos llamaban a los niños pedos. (Recuerdo a un cura franquista de mi colegio, que prohibió decir parlelepípedo, pues terminaba en pedo: había que decir prisma de base rectangular).

De pedos viene pedófilo, pediatra, pedofilia… Es curioso, pero una institución noble de la ONU llama “amigos de la infancia” a quienes debería llamar “pedófilos”. O sea que uno puede ser pedófilo con autorización del máximo organismo internacional. Pueden decirme, entonces, ¿por qué hay una editorial Paidos, que en griego se lee pedos?

OJO DE VIDRIO

RAMÓN ROCHA MONROY

Escritor, abogado y  "Cronista de la Ciudad"

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad