Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 14 de abril de 2021
  • Actualizado 19:30

¿Será que el boliviano clasemediero es medio liso? ¿Medio vivillo? ¿Con esa viveza que nosotros definimos como viveza criolla? ¿Será que es ventajista y aprovechado? ¿Que suele votar por partidos del medio para no comprometerse sino a medias? ¿Que lo hace porque es medio kisiri? ¿Que se crió en un barrio medio decente y estudió en un colegio privado medio influyente, donde medio que le enseñaron algo para la vida, pero él estudió pagando pensiones tan solo para tener conocidos medio prestigiosos? ¿Que se casó en una ceremonia medio privada con una señorita medio linda y tuvo tres hijos medio guapos? ¿Que entretanto se aferró al cargo tanto como pudo y al final espera una jubilación medio alegre mientras gozó de la amistad de sus compañeros de trabajo medio ingeniosos?

 ¿Que vio en la herencia que le dejarían sus padres una solución medio opulenta aunque tuviera que pelearse con sus hermanos? ¿Que su mujercita medio ahorrosa multiplicó los panes y los peces al poner una tienda de abarrotes que medio surtía a su barrio? ¿Que en todo momento soñó comprar una casita medio blanca con un patio medio extenso y mudarse para dejar ese barrio inmundo donde pagaba renta por tres habitaciones? ¿Que sus hijos, cómo no, fueron al mismo colegio privado medio prestigioso y se graduaron de bachilleres con fotos medio desenfocadas?

Lo digo porque encontré un texto de Yuri Soria Galvarro, quien hace una vida vive en Puerto Montt, desde que su padre, prestigioso médico exiliado por Banzer se fue al sur de Chile huyendo del golpe de Pinochet, y escribió algo referido al chileno medio que dice:

½ El chileno medio estudió en un colegio medio malo, es medio negao pal fútbol, medio iconoclasta, medio desclasado, medio llorón, medio fiestero, un año más, qué más da. El chileno medio es de clase media, medio racista, medio nacionalista, medio indio, tiene un medio hermano que es medio ladrón, medio virado y el galeón español llegó. El chileno medio está en el medio, es medio farsante, medio fresco, medio ahuevonado ¿y qué le pasa a Lupita, qué le pasa a Lupón? 

La capital de Chile está en el medio, un manicomio que se mira el ombligo (que es la mitad de uno), país medio alcohólico, medio católico, de curas medio, pervertidos, colegiala, colegiala, colegiala no seas tan coqueta. El chileno medio vota por partidos del medio, de la edad media, medio vendidos, medio sinvergüenzas, pobre caminante que cansado va. Nos fuimos quedando con la mitad de la mitad cantaba Swhenke y Nilo por la mitad de los 80 y ahora no queda ni el 50% de la mitad del ½ por ciento del medio.

OJO DE VIDRIO

RAMÓN ROCHA M.

Escritor, abogado, “cronista de ciudad”

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad