Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 06:34

¿Quien calla, otorga?

¿Quien calla, otorga?

“La revelación más comprometedora en el caso es la constatación de que se descartó por anticipado el camino de sucesión constitucional, por el cual la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, debió asumir el cargo de presidenta del Estado. En ello la palabra del perdedor de las elecciones, Carlos Mesa, habría sido determinante. Y se procedió a la toma del poder sin leer las renuncias de los exmandatarios, sin quórum, sin mandato legal, en fin, cerca de la Biblia, lejos de la Constitución Política”.

No es una afirmación mía, sino el editorial de un medio de circulación nacional. En una reunión previa de conspiradores, uno de ellos se comunica con Carlos Mesa y le pregunta qué opina sobre la sucesión constitucional de Adriana Salvatierra y Carlos se opone a la Constitución.

Es como decir que Keiko Fujimori se atreviera a vetar a Del Castillo o a quien lo suceda, tan solo porque repite que hubo fraude y que el pueblo peruano no lo consentiría. 

Lo grave es no solo el resquebrajamiento del esquema de Jeanine Áñez, sino el silencio de Mesa y sus asesores, que siguió a la rotunda declaración de la expresidenta del interinato. Vale la pena preguntarse si el que calla, otorga.

Por lo general, evito los temas políticos. Yo debía referirme a la universalidad del tributo o cover en toda actividad intelectual, y quizá lo haga en el futuro, pero este tema no puede ser silenciado así nomás. Habría que preguntarse qué hacía en la conspiración un abogado que dio la “solución constitucional” al impasse. Horas antes del vuelo comercial de Jeanine, ya se había definido que ella fuera la Presidenta. ¿Por quiénes? Por aquellos que no representaban el voto en las urnas. Quizá por eso el editorial que citamos dice: “Y se procedió a la toma del poder sin leer las renuncias de los exmandatarios, sin quórum, sin mandato legal, en fin, cerca de la Biblia, lejos de la Constitución Política”. Y también dice: “Lo más relevante es que la crisis se gestionó por fuera de la institucionalidad democrática, con participación de la fuerza pública.

En una nota firmada por Rubén Atahuichi se dice: “Jeanine Áñez acaba de vincular a Carlos Mesa con su sucesión y develar que este impidió que Adriana Salvatierra u otros senadores del MAS asuman el poder en noviembre de 2019. Entonces, el expresidente se convirtió en el factor clave de la transición”. “Luego, el señor Carlos Mesa realiza una declaración en una radio mencionando que no aceptaría la sucesión de Adriana Salvatierra”, contó Jeanine Áñez. ¿Podemos negar esta evidencia o ignorarla comentando otro tema?

OJO DE VIDRIO

RAMÓN ROCHA M.

Escritor, abogado, “cronista de ciudad”

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad