Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de agosto de 2020
  • Actualizado 21:13

Perfil de Simón I. Patiño

Perfil de Simón I. Patiño

Armando Córdova Saavedra es el autor de Historia de un Pueblo (2018, 2da edición, 464 pp.) sobre ese anfiteatro conformado por Catavi, Siglo XX, Uncía y Llallagua. Lo sé porque un compañero de trabajo me dio el ejemplar, que se inicia con la historia de Patiño, un empresario cochabambino que llegó a ser uno de los hombres más ricos del planeta.

Hay que ver las vicisitudes que pasó este hijo natural nacido en Carasa, mientras buscaba una veta de estaño en La Salvadora, y su ascenso lleno de incertidumbres, juicios y dificultades que jamás habría superado otro hombre si no tenía su temple, y el de su esposa, que vendió sus joyas y enseres para respaldar el trabajo de Simón. Como dice Almaraz, la historia de Patiño es un avatar de la historia del imperialismo inglés. Nosotros añadiríamos que es un capítulo del desarrollo del capitalismo sobre la explotación sin nombre de los obreros, que ganaban salarios de hambre, los cuales el patrón pagaba a su aire, y cuando había protestas pedía el auxilio del Estado y este enviaba tropas. No había educación ni vivienda ni seguridad industrial ni vacaciones ni beneficios sociales.

Así se construyeron las fortunas más sólidas, pero eso no basta para negar el esfuerzo de esos emprendedores, que esperaron con paciencia someter a la Compañía Llallagua, cuyos accionistas eran chilenos y suponían la incursión del Estado chileno en nuestra soberanía. Patiño se presentó a la junta de accionistas cuando logró controlar Llallagua con préstamos ingleses, una hazaña nacionalista desvirtuada por el afán de lucro de Patiño, que internacionalizó su fortuna.

Pues bien: paseando por la UPB, universidad de la empresa privada, visité su biblioteca, donde hay bustos de Adam Smith, David Ricardo, Benjamin Franklin y otros prohombres del capitalismo, pero no hallé el busto de Patiño, de Félix Avelino y Carlos Víctor Aramayo, ni siquiera de otros empresarios actuales como Rafael Mendoza, Max Fermandez, Julio León Prado, Jorge Lonsdale, Chichi Siles y tantos otros que no serán reconocidos por los estudiantes si persiste este desconocimiento del aporte de estos empresarios a la empresa privada nacional.

¿Qué nos ha pasado? Córdova Saavedra cuenta la historia del sindicalismo y sus héroes, las correrías de Patiño para evitar la nacionalización de las minas y, en general, la historia de un pueblo que un día fue el corazón económico de Bolivia. Cosa que no la hacen las autoridades de la UPB.