Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 24 de junio de 2021
  • Actualizado 11:56

Papelito para Enrique Dussel

Papelito para Enrique Dussel

Enrique Dussel es un argentino exjesuita, exiliado en México, donde fue rector de la UNAM, docente en varias universidades y estudió en varias de ellas y en Jerusalén, sobre el humanismo judío. 

Fue fundador de la Filosofía de la Liberación e iniciador de la Teología de la Liberación. Es posible que sus desgracias comenzaran allí, porque él hace muchas denuncias contra el eurocentrismo vigente en todos nuestros ciclos educativos, pero solo recibe el ninguneo, el silencio de los intelectuales occidentales de hoy, igual que los intelectuales europeos del siglo 18, que no nos toman en cuenta sino con una sonrisa de condescendencia. Pero la inquina de Occidente llegó a prohibir sus escritos en las principales universidades de Occidente y en Internet, no obstante que en Youtube se puede apreciar numerosas conferencias suyas. En Bolivia se publicó 1492: El Encubrimiento del Otro. (Ed. Biblioteca Indígena). Ed. Vicepresidencia del Estado Plurinacional, Bolivia, 2008), por supuesto libro prohibido en dichas universidades, pero al menos sus denuncias bien documentadas deberían merecer el reproche de Occidente: Miente usted, eso es completamente falso. No obstante, lo ningunean.

Los grandes temas de la ciencia política no se iniciaron con Maquiavelo, sino con el tropezón que dio Colón con el Nuevo Mundo, donde había seres morenos, más bajitos, a ratos semidesnudos, pero que habían construido grandes civilizaciones como la azteca, la maya, la inca y la tiwanakota, sin olvidar que los originarios del Norte conformaron una federación de seis naciones. 

El primer problema fue saber si nuestros abuelos tenían alma, con lo cual se produjo la controversia de Valladolid, en la cual se enfrentaron Bartolomé de las Casas y el cura Ginés de Sepúlveda; pero el Vaticano intervino afirmando que los americanos sí tenían alma. Pero se olvidó decir que los blancos eran superiores.

A diferencia del Atlántico, el Océano Pacífico tenía intenso tráfico entre China, la India y las costas americanas. No obstante, nada se dice sobre ello, pero esas geografías fueron “redescubiertas” en Europa, como no se dice que Marco Polo, el año 1300, volvió de la China, llevando la pólvora, descubierta en China hacía varios siglos, y un libro de tecnología china editado en la imprenta, inventada hacía varios siglos en China, donde Leonardo da Vinci leyó los inventos chinos y luego figura como el más grande inventor de Occidente.

Son temas que, al menos, merecen discusión pero jamás el ninguneo al cual nos somete Occidente.

OJO DE VIDRIO

RAMÓN ROCHA M.

Escritor, abogado, “cronista de ciudad”

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad